Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA

Reproches al presidente por haber tirado la toalla en la tarea de evitar la guerra

Los grupos de oposición CiU, PNV, CC y Grupo Mixto tomaron nota ayer de que el presidente del Gobierno, José María Aznar, concede escasas o nulas posibilidades a la resolución de la crisis de Irak sin un ataque militar. Y todos se lo reprocharon. El portavoz de CiU, Xavier Trias, lamentó que el jefe del Ejecutivo "haya tirado la toalla" en la defensa de alternativas diferentes a la guerra. España no puede apoyar un ataque unilateral y debe respetar lo que diga el Consejo de Seguridad, sostuvo el portavoz de Coalición Canaria, José Carlos Mauricio, quien se comprometió a respaldar lo que decida la ONU.

El portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti, reclamó al jefe del Ejecutivo que revele qué votará España en Naciones Unidas.

"No puede ser que si el Consejo de Seguridad no autoriza el ataque militar, sea criticado y se ponga en duda su legitimidad". Esta queja por adelantado del dirigente de CC, José Carlos Mauricio, fue constante en la intervención de los portavoces, junto a la advertencia de que no se debe presionar a los países que puedan ejercer el derecho de veto.

Pero ayer sorprendió sobre todo la dureza del enfrentamiento de Aznar con el portavoz de CiU, Xavier Trias. El portavoz nacionalista lamentó que Aznar haya "tirado la toalla en la búsqueda de otra alternativa que no sea la guerra". Trias interpretó que se ha alineado con las posiciones más duras y con EE UU "sin la menor vacilación". También le pidió que "tome nota" de los sentimientos de los ciudadanos.

Socios habituales

Aznar dio muestras de que las posiciones políticas de CiU en los últimos tiempos no le gustan. Tanto CiU como CC, socios habituales del Gobierno, se han apartado radicalmente en la crisis de Irak. Reprochó a Trias que se sitúe detrás de las pancartas y le invitó a que recuperara "su sitio". "Mi sitio está con la paz", replicó Trias, para apostillar: "He ido toda la vida detrás de pancartas: contra el franquismo, a favor de la democracia, a favor del autogobierno, a favor de los trabajadores, durante algún tiempo con CC OO, y volvería a ir con pancartas a favor de la paz". Hay tiempo todavía para la paz, insistió Trias. "¿Por qué no continuar con las inspecciones?".

Los mismos interrogantes planteó el portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti, que, además, se mostró esperanzando en que la presión internacional consiga el desarme. Citó no sólo a los "millones de ciudadanos" que se oponen a un ataque militar, sino que destacó la oposición del Papa a la guerra. Después, hizo un pronóstico: "A la guerra se va a ir aunque la ONU no lo permita".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2003