Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENRIQUE ORTEGA | Especialista en enfermedades infecciosas

"El hígado es el laboratorio de nuestro cuerpo"

Nuevos tratamientos y vacunas eficaces son las futuras armas que se perfilan a medio plazo para combatir la hepatitis C, una enfermedad que afecta al 2% de la población valenciana y en torno a la mitad de los infectados por VIH. Una aproximación a los tratamientos futuros, pero también a las formas de las distintas hepatitis víricas, el diagnóstico de la enfermedad, su tratamiento y su prevención son los aspectos que aborda Enrique Ortega, jefe de la unidad de enfermedades infecciosas del hospital General de Valencia, en el libro el libro Hepatitis Víricas, que hoy presenta. Se trata de un encargo de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en el que el autor expone una visión global de la hepatitis, en un tono a medio camino entre la visión divulgativa y la especializada. El punto de partida del libro es una aproximación al hígado, el objeto pasivo de la enfermedad. "Si el corazón es el motor y el cerebro es la memoria RAM de nuestro cuerpo, el hígado es el laboratorio" destaca Ortega. Y es que gracias a él se realizan las principales funciones enzimáticas del organismo: regulación de la glucemia, los factores de la coagulación y hormonales, entre otras. De ahí su importancia y los efectos de las lesiones que pueden afectarle, entre las que destacan la hepatitis C, una de las lesiones víricas más peligrosas.

La hepatits C es una enfermedad que afecta al 2% de los valencianos

Por su tendencia a cronificarse, su capacidad de transformación y de plantar cara a la medicación o la respuesta inmunológica es "el mayor problema" de todas las hepatitis víricas

. Además, la falta de vacuna y de tratamientos completamente efectivos endurecen la gravedad de la infección. Como describe Ortega, se trata de una enfermedad descubierta hace sólo 12 años y en la que el 70% de los infectados acaba por infectarse de por vida. Especialmente inmune a los tratamientos es un tipo de las diversas modalidades de este virus, el genotipo 1, desgraciadamente el más común en España. A estos datos se suma que no existen vacunas que consigan unos resultados de inmunidad superiores al 30%. Sin embargo, los últimos avances consiguen que en el serotipo más agresivo, el 1, se puedan alcanzar tasas de eliminación del virus superiores al 40%.

Estos resultados se pueden mejorar si las nuevas líneas de trabajo que se siguen llegan a buen puerto. Uno de estos nuevos tratamientos en desarrollo se centra en combatir la encima que produce la replicación del virus. Gracias a él se podrían beneficiar pacientes a los que los tratamientos clásicos -con interferón- no funcionan. Otra solución pasaría por los trabajos destinados a encontrar una vacuna ya sea preventiva -para evitar contagios- o terapéutica -para combatir la enfermedad en los infectados-.

La presencia del resto de variantes de la bacteria en España está más controlada. La mejora de las condiciones socioeconómicas y sanitarias ha sido un factor clave en la caída en picado de casos de hepatitis A, que se transmite a través de aguas contaminadas con heces de pacientes portadores. También han bajado los casos de hepatitis B que, como la anterior, cuenta con tratamiento y vacuna eficaces. Otras modalidades son la D, sólo peligrosa cuando coincide con la B -por lo que se combate luchando contra ésta- y la hepatitis E, muy rara salvo en zonas de alta prevalencia del Amazonas y de México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2003