Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ecónomo de Valladolid deja el puesto a un ex directivo bancario

Un ex director prejubilado de una sucursal bancaria vallisoletana es el nuevo responsable de las finanzas de la Iglesia católica en la diócesis de Valladolid, que se vio salpicada por el escándalo de Gescartera. Desde el jueves de la semana pasada, José María Conde Pobes, casado y padre de cuatro hijos, sustituye al sacerdote Enrique Peralta, el anterior ecónomo del arzobispado vallisoletana, que fue incapaz de explicar en su día si dispuso de información privilegiada que le permitió retirar a tiempo parte de las inversiones de la diócesis en la entidad financiera que dirigía Antonio Camacho.

El nuevo ecónomo fue nombrado sólo unos meses después de la llegada del nuevo arzobispo, Braulio Rodríguez. A Enrique Peralta le había llegado el momento de la jubilación. Su gestión fue polémica, y no sólo por la manera de invertir los fondos de la diócesis. También se sospecha que incumplió las últimas voluntades de una rica vecina de la localidad vallisoletana de Alaejos, que dejó en herencia tres locales comerciales de Madrid con la exigencia de que las rentas de los mismos fueran destinadas a la reparación de una ermita y de dos iglesias y para limosnas a los pobres. Según denunciaron los vecinos del pueblo, ninguna de las exigencias fue cumplida.

En su presentación ante los medios informativos, el nuevo ecónomo defendió la gestión de su antecesor, pero agregó que la gestión económica de la diócesis debe hacerse de manera muy transparente para "recuperar la credibilidad de los fieles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 2003