Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL MORENO | Estrategias

"Estamos muy tranquilos con el presidente Lula"

Hace casi tres meses que Natraceutical, la filial biotecnológica de Natra, especializada en la elaboración de principios activos y productos nutracéuticos para las industrias alimentaria y farmacéutica, empezó a cotizar en el Nuevo Mercado. El grupo valenciano, participado, entre otros, por Lladró, BMS Promoción y Desarrollo o Abastanza, y cuya consolidación ha estado ligada al cacao, tiene también una filial de vino (Torre Oria) y, sobre todo, muchas esperanzas puestas en su filial biotecnológica, según Manuel Moreno (Valencia, 1963), su presidente. Natraceutical anunció en noviembre que este año acometería una ampliación de capital de 12 millones de euros. Una decisión que está "pendiente" de la evolución del mercado y del conflicto de Irak.

"El potencial del mundo del cacao es importante; sin embargo, el mercado de Natraceutical es de alto crecimiento"

Pregunta. ¿Qué parte del grupo aporta más beneficios?

Respuesta. La pregunta sería qué parte va a reportar más beneficios..., y es Natraceutical. El potencial del mundo del cacao es importante, pero es un mercado más maduro. Sin embargo, en Natraceutical el mercado es de alto crecimiento.

P. ¿Cómo deciden las líneas de investigación en Natraceutical?

R. Existe un comité científico que, en función de la demanda y el mercado, establece unas grandes líneas de investigación. Un comité de producto que, con esas líneas, intenta desarrollar un producto. Y un comité de implantación y desarrollo de esos productos con el cliente.

P. Más del 80% de su facturación procede del extranjero. ¿Están más expuestos ante un conflicto que otras firmas?

R. La mayoría de las materias primas que obtenemos, o son de origen africano o de la selva amazónica, y allí no hay guerra. Por otra parte, la única planta que tenemos de producción está en Brasil, y nuestros ingresos están en dólares, por lo que tampoco nos afecta la devaluación del real. La guerra sí afecta en líneas generales a la situación de la Bolsa y al entorno económico, pero no nos afecta más que a otros sectores.

P. Producen en Brasil y trabajan en Costa de Marfil con cooperativas. Ambos países atraviesan momentos particulares. ¿Cómo les afecta?

R. A nivel económico no hemos detectado ninguna incidencia que pueda repercutir en la cuenta de resultados. Es verdad que en Brasil estamos muy tranquilos con el presidente Lula, y en Costa de Marfil, a pesar de la problemática que existe, seguimos embarcando cacao. No hemos tenido hasta ahora ningún corte de suministro. No obstante, Natra Cacao está muy diversificada en materia prima y no sólo nos suministramos de Costa de Marfil, sino de Guinea, Suramérica e incluso Ghana.

P. Desde hace un tiempo defienden su deseo de trabajar en productos de cacao con más margen. ¿Qué hacen al respecto?

R. En el proceso de producción hemos llegado hasta las cooperativas, de forma que conseguimos una materia prima más barata que nuestros competidores, y llegamos hasta el proceso final de cobertura industrial del chocolate. Lo único que nos faltaría sería darle un toque de gracia y venderlo con marca blanca o propia. Hasta el momento, la empresa no ha decidido dar este paso, pero sí centrarnos en esa cobertura industrial de chocolate y en nichos de mercado. Estamos haciendo cobertura industrial de chocolate blanco, un chocolate para diabéticos o en polvo desgrasado. Eso permite ganar más márgenes, pero el proyecto que tenemos encima de la mesa de cara al futuro es aumentar nuestra línea de comercialización e intentar vender nuestro chocolate a hostelería o restauración.

P. Hacen gala de ser el principal productor de cafeína purificada y suministran a una de las principales multinacionales de refrescos.

R. Somos el principal productor. Creo que suministramos o hemos suministrado a todas las empresas de refrescos.

P. ¿Qué significa ser el principal productor de cafeína?

R. La cafeína nos proporciona un buen margen y estamos intentando que la empresa utilice el cash flow que se genera para invertirlo en los alimentos funcionales, concretamente en los productos nutracéuticos, para crecer más ahí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de marzo de 2003