Gandia aconseja a las embarazadas no beber agua del grifo

El Ayuntamiento de Gandia recomendó ayer a las mujeres embarazadas o en lactancia que no beban agua del grifo, tras detectar en el sistema de abastecimiento público concentraciones máximas de nitratos superiores a las permitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El Consistorio aconsejó en el mismo comunicado que el agua tampoco debe ser utilizada para preparar alimentos infantiles.

Unos análisis rutinarios del agua que se suministra en la ciudad ha desvelado que todos los parámetros, excepto los nitratos, "presentan valores enmarcados dentro de las concentraciones máximas admisibles". El responsable municipal de Medio Ambiente, Joan Francesc Peris, manifestó que el nivel de nitratos del agua potable se encuentra entre 65 y 70 miligramos, "un poco por encima de la media de 50 miligramos que establece la OMS". Peris aseguró que su departamento está elaborando "alternativas de potabilidad" para garantizar la calidad del agua y que en breve solucionará el problema. También señaló que la medida adoptada por el Consistorio no debe crear alarma social. El Ayuntamiento ya ha probado con éxito un nuevo sistema de electrodiálisis en un pozo del barrio de Santa Anna. Medio Ambiente estudia aplicarlo en el resto del sistema de abastecimiento público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de febrero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50