Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fiesta en Valencia acaba con tiros al aire de la policía y 14 detenidos

La fiesta acabó en batalla campal. La llegada en la madrugada de ayer de una patrulla de la Policía Local de Valencia a la plaza de Benimaclet, una cita habitual de los carnavales en Valencia, desencadenó un enfrentamiento entre grupos de jóvenes y policías locales y nacionales, que efecturaron disparos al aire "con intención disuasoria". El choque se saldó con 14 detenidos y 17 agentes heridos. También nueve de los detenidos fueron atendidos de lesiones. La Delegación del Gobierno cifró en 12 los coches policiales dañados y contabilizó destrozos en el mobiliario urbano. Los detenidos pasarán hoy a disposición del juez.

Cientos de jóvenes se congregan en carnaval en la plaza del popular barrio de Benimaclet. El sábado, la celebración comenzó hacia las 19 horas y transcurrió sin incidentes hasta que, a altas horas de la madrugada de ayer, una patrulla de la Policía Local se presentó en el lugar tras la denuncia de algunos vecinos por el ruido que emitían los altavoces. Según la versión policial, a las 4.20 llegó una dotación de la Policía Local, que requirió a los responsables de la música que bajaran el volumen, solicitud a la que se negaron, así como a identificarse. Cuando uno de los agentes comenzó a tomar los datos de la furgoneta que portaba el equipo musical, fue, según la policía, golpeado en la cabeza con un objeto contundente, lo que provocó que cayera al suelo medio inconsciente. Su compañero, mientras atendía a este agente y le protegía de las agresiones, solicitó refuerzos.

Hasta 20 patrullas de la Policía Local y Nacional se desplazaron a Benimaclet, donde hubo lanzamiento de adoquines y se prendió fuego a una motocicleta. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Cotino, afirmó ayer que los policías acudieron "atendiendo reclamaciones vecinales" y que fueron víctimas de "una especie de emboscada". Según Cotino, "probablemente estaban esperándoles".

Gente muy diversa

Otra es la versión de los familiares de los detenidos, que ayer se concentraron, desde primera hora de la mañana hasta mediodía, ante la sede de la Jefatura Superior de Policía en Valencia sin que les fuera permitido, ni a ellos ni a sus abogados, ver a los jóvenes. Sólo un fiscal, cuyo sobrino estaba entre los arrestados, pudo entrar y les notificó que todos estaban bien. Un portavoz de los familiares criticó la forma en que irrumpió la policía en una fiesta juvenil donde "se había reunido gente muy diversa". De hecho, entre los arrestados, aunque fuentes policiales señalaron que hay personas con antencedentes por hechos similares, figuran jóvenes de muy diferente procedencia. De acuerdo con la versión de la policía, los agentes tuvieron que salir de sus vehículos y dirigirse a pie hasta la plaza, ya que los jóvenes habían obstaculizado el paso de los coches con barricadas.

En el transcurso de los incidentes, agentes de la Policía Local efectuaron disparos al aire con intención disuasoria, "ante el grave peligro que corría su integridad física", señalaron desde la Jefatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de febrero de 2003