Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ES EL MOMENTO DE... | PROPUESTAS

Rapaces a la vista

Cigüeñas negras, águilas imperiales, buitres negros... Aves que han encontrado en Monfragüe su casa. En estos días, y hasta junio, es el periodo de anidación y la ocasión ideal para verlas de cerca.

El parque natural de Monfragüe, en Cáceres, es un paraíso para algunas de las especies más valiosas de la fauna española y europea. En sus acantilados y bosques de alcornoques y encinas anidan con tranquilidad varias especies en peligro de extinción. Monfragüe alberga la mayor colonia del mundo de buitre negro, con alrededor de 250 parejas, y las mayores concentraciones de águila imperial (11 parejas) y de cigüeña negra (unas 30 parejas); son las estrellas de una valiosísima población de 280 especies de vertebrados, entre las que se incluyen también buitres leonados, búhos reales, águilas real y perdicera, y linces ibéricos. La primavera es la mejor ocasión para la observación. Hasta mediados de junio, los pollos nacidos en los dos meses anteriores no abandonarán el nido; es el momento de ver a la familia reunida, a los adultos yendo y viniendo en busca de alimento, dando de comer a las crías y enseñándolas a volar. Aunque las 18.000 hectáreas del parque no son visitables en su totalidad, la zona de uso público incluye cinco magníficos miradores, a pie de carretera.

Es conveniente comenzar la visita por el centro de información e interpretación, en Villarreal de San Carlos. Desde allí, una carretera parte hacia el sur bordeando el río Tajo, hasta llegar, en seis kilómetros, al mirador del Salto del Gitano, donde las paredes verticales dan cobijo a ejemplares de cigüeña negra, halcones peregrinos, buitres leonados y alimoches. Para la siguiente parada hay que retroceder hasta Villarreal para tomar la carretera hacia Navalmoral de la Mata. Pasado Fuente de los Tres Caños, a unos seis kilómetros, se llega al mirador La Tejadilla. En un cortado rocoso anidan buitres leonados y alimoches. Tiétar arriba, la carretera pasa por dos miradores: La Báscula (con un bosque de alcornoques con nidos de buitre negro y águila imperial) y La Higuerilla, al borde del río (garzas y cigüeñas). A unos 12 kilómetros de Villarreal, el último mirador: La Portilla del Tiétar (cigüeña negra, búho real, buitre leonado y buitre negro). Las mañanas son el mejor momento para la observación, y unos prismáticos serán útiles para no perder detalle.

- Centro de interpretación de Monfragüe en Villarreal de San Carlos (927 19 91 34 y www.juntaex.es/consejerias/aym/monfrague).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 2003