Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benidorm eleva sin justificar el precio de las obras de su nuevo Consistorio

Los proyectos modificados con ampliación de presupuesto son habituales en las obras públicas, pero el caso de la construcción del nuevo Ayuntamiento de Benidorm comienza a salirse de lo normal. A un presupuesto que en julio de 2002 ya se modificó en un 52% (5,7 millones de euros sobre lo inicialmente previsto), ayer se sumó un millón de euros más. Y lo peor, según denunció la oposición municipal socialista, es que el gobierno local del PP no ha justificado tal incremento. Se limitó a dictaminar el asunto sin haberlo incluido en el orden del día de la Comisión de Urbanismo, sin documentación alguna y sin que el autor del proyecto explicara el sobreprecio.

La portavoz socialista, Encarna Llinares, saca una conclusión de las reiteradas alteraciones del proyecto: "O se sabía que iba a costar mucho más y nos lo ocultaron para que el proyecto se aprobara o está tan mal concebido que se ha convertido en un pozo sin fondo". El pleno municipal adjudicó el 28 de noviembre de 2000 a la unión temporal de empresas formada por Dragados y Ecisa la construcción de un edificio para albergar el Ayuntamiento.

El contrato se formalizó en febrero de 2001, con un plazo de ejecución de la obra de 18 meses y por un precio de 10,9 millones de euros. En julio de 2002, con las obras avanzadas, se alteró el proyecto en cinco millones de euros más. Y se justificó con algunas modificaciones peculiares, como movimiento de tierras, demoliciones de cimentaciones no previstas previamente o la puesta en marcha de un ascensor que en el proyecto inicial se dejó sin uso.

Para la primera modificación se precisó un informe del Consejo Jurídico Consultivo, que dio su visto bueno a la alteración del proyecto, aunque con algunas objeciones.

Los socialistas denuncian que de la modificación aprobada ayer por importe de un millón de euros no les han mostrado ni un solo papel. "Benidorm no puede permitirse estos gastos que están sumiendo las arcas públicas en una ruina que los vecinos vamos a estar pagando durante generaciones", afirmó Llinares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003