Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una avería eléctrica corta durante cinco horas la línea 1 del metro

La empresa dio justificantes a los viajeros que los reclamaron

Una avería en el tendido eléctrico dejó ayer durante cinco horas sin servicio de metro a los usuarios de la línea 1 (Plaza de Castilla-Congosto). La avería se produjo a las siete de la mañana entre las estaciones de Atocha-Renfe y Portazgo y afectó a los viajeros que se dirigían a trabajar a esa hora punta. Técnicos de Metro achacaron el retraso en las reparaciones a la necesidad de reponer los cables.

"Yo siempre llevo coche y para un día que quiero ir en metro me pasa esto". Así se expresó ayer Miguel, un usuario del metro afectado por la avería que se produjo a las siete de la mañana en la línea 1 y que mantuvo suspendido el servicio entre las estaciones de Atocha y Portazgo durante cinco horas.

La avería se debió a un fallo en los cables del tendido eléctrico de la compañía. Los empleados del servicio técnico no solucionaron el problema hasta las doce de la mañana. Uno de ellos justificó así la demora: "Si se estropea la vía, se puede hacer una reparación momentánea y luego se suelda por la noche. Pero ante un problema como éste hay que reponer cables y sujecciones y la cosa lleva más tiempo".

El mismo técnico aseguró que este tipo de averías no es muy frecuente. Hace seis años, la línea 1 estuvo nueve horas sin servicio por una avería similar en el tendido eléctrico.

Durante el tiempo que tardaron las reparaciones, los trabajadores de Metro informaron a los usuarios del problema y de las rutas alternativas que podían tomar para llegar a sus puestos de trabajo. La opción más frecuente era coger en el intercambiador de Atocha-Renfe alguno de los autobuses de las líneas 51, 57 y 141 que recorren el tramo que ayer se vio afectado por la avería.

Sin incidencias

"La gente se lo está tomando con bastante tranquilidad para la hora que es", dijo un empleado de seguridad, que aseguró no haber tenido que intervenir en ningún momento. "No ha habido incidencias de ningún tipo, sólo las protestas de algunos usuarios que se han quejado de que iban a llegar tarde al trabajo", añadió.

Los empleados del metropolitano repartieron durante el tiempo que el servicio permaneció cortado justificantes a todo aquel que los pidió para poder presentarlos en el trabajo y demostrar la causa del retraso.

Un portavoz de Metro señaló que era muy complicado conocer el número de personas afectadas por la avería. "No podemos contabilizarlos porque muchos de ellos, al enterarse por los medios del problema, ni siquiera se han pasado por la estación", comentó.

Algunos de los usuarios tuvieron que hacer auténticas peripecias para llegar a su destino. En la estación de Atocha-Renfe, una mujer explicó así el lío de rutas que tenía que seguir para llegar hasta Getafe: "Ha sido caótico. Vengo de Moratalaz y voy a una entrevista de trabajo. He tenido que ir hasta Sol en la línea 2, luego coger la 1 hasta aquí, y ahora tengo que coger un tren".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de febrero de 2003