Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un experto dice que los trasvases son básicos para el consumo de la población

La solución de los trasvases de agua es "indispensable" en la Comunidad, en tanto que el 40% de la población bebe de los recursos hídricos aportados por otras cuencas, según recalcó ayer Antonio Rico, profesor titular del Instituto de Geografía de la Universidad de Alicante.

Las transferencias de aguas del Tajo-Segura y del Júcar-Turia suponen unos 200 millones de metros cúbicos anuales para una población cercana de dos millones de personas, en las provincias de Valencia y Alicante. "Si no existieran estos trasvases no se podría garantizar agua potable a la población debido a los procesos de contaminación de los acuíferos de la Comunidad", manifestó. Sólo en la provincia alicantina, con el escenario actual serían necesarias aportaciones foráneas de entre 175 a 400 millones de metros cúbicos, en años de sequía, tanto abastecimiento como para regadíos. Rico explicó que el multiuso de los acuíferos, por el empleo urbano, industrial y agrícola de sus reservas, ha repercutido en su sobreexplotación y, también, en la contaminación de las aguas. El experto explicó que los agentes que contribuyen a su insalubridad es la filtración de nitratos, procedentes de los fertilizantes de la agricultura, y a la salinización, a causa de la entrada de aguas del mar debido, precisamente, a su explotación.

Por ello, Rico apuesta por la extensión del uso de las aguas residuales depuradas en usos urbanos -baldeos de calles, riego de jardines- y recreativos -campos de golf-, dado que este método, en su opinión, podría generar un ahorro de agua limpia superior a cien hectómetros cúbicos al año en ciudades con más de 25.000 habitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003