El Príncipe reitera que sólo se casará cuando se "sienta enamorado"

Don Felipe entiende la expectación, pero aclara que "no hay novedades"

El príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, no piensa abandonar su "pretensión de abordar el matrimonio con una persona" de la que se "sienta enamorado" para satisfacer la necesidad institucional de asegurar la continuidad de la dinastía. Así lo ha declarado en una entrevista concedida a Efe con motivo de su próximo 35º cumpleaños. Don Felipe afirma que espera que España siga progresando como una sociedad "abierta, generosa, trabajadora y seria".

Más información

"Creo", añade el Príncipe, "en una España en la que todos seguiremos andando el camino afianzado de la libertad, de la democracia, y que esa libertad implique una liberación definitiva del terror, del horror que es la amenaza terrorista".

Respecto a su hipotético matrimonio, don Felipe declara: "Sé que hay mucho interés, y que va siendo creciente a medida que pasan los años, pero no hay novedades en el horizonte que permitan esclarecer esa faceta del futuro. No hay planes ni nombres que puedan satisfacer ese interés".

"Tengo plena conciencia de cual es mi responsabilidad frente a la Corona", añade, "frente a la sociedad española, frente al pueblo español. Y también, por tanto, en lo que afecta al matrimonio. En su importancia, como garantía de la continuidad, como valor dinástico, y en la importancia de tener una familia que dé también estabilidad al trabajo".

Para don Felipe, "la futura reina debe conocer, apreciar y saber representar esa función en la sociedad española", pero advierte a renglón seguido: "Tengo también que señalar que no por satisfacer esa necesidad institucional abandono la pretensión de abordar el matrimonio con una persona de la que me sienta enamorado y, sobre esa relación, honesta y profunda, pueda fundar una familia, una comunidad de valores e intereses que nos permitan compartir una vida familiar y profesional, un proyecto personal y político para servir lo mejor posible a España".

En su dibujo de la España del futuro, el Príncipe tiene en cuenta el fenómeno de la inmigración: "Confío que haya una presencia constructiva y leal al proyecto colectivo, leal sobre todo al marco que gozamos bajo la cobertura de la Constitución", explica, "de personas que vengan de fuera, de inmigrantes, de personas de distintas culturas, de distintas etnias, de distintas religiones".

Lo que desea don Felipe es que "la convivencia sea siempre una realidad y que esas personas vengan aquí con voluntad de sumar y que nosotros estemos abiertos a la suma".

Sobre el papel de la corona, "es un activo para España", asegura. "Lo ha sido en estos años de democracia. Un activo importante para la estabilidad del país, para su convivencia. Se trata de una institución dotada de una voluntad y de una vocación de seguir contribuyendo a dar confianza en el futuro de España, a dar serenidad a la vida pública, y a servir de punto de referencia de una sociedad y de hilo conductor capaz de transmitir valores comunes de generación en generación".

Al repasar los 35 años de su vida ya transcurridos, el Príncipe de Asturias afirma que "han sido una sucesión de pasos encaminados a adquirir un bagaje" que le permita en el futuro "desempeñar las funciones que se espera que desempeñe como heredero y luego como rey (...) Es una experiencia inacabada", concluye, "que permite siempre aprender y mejorar".

El Príncipe, ante su residencia oficial, antes de la entrevista.
El Príncipe, ante su residencia oficial, antes de la entrevista.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción