Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula del partido de Pujol exige que Jiménez de Parga deje el Constitucional

El Consejo Nacional de Convergència Democrática (CDC), máximo órgano del partido de Jordi Pujol, aprobó ayer por unanimidad una resolución que exige a Manuel Jiménez de Parga no sólo que dimita como presidente del Tribunal Constitucional sino que abandone esa institución. El secretario general de CDC, Artur Mas, dijo que las opiniones de Jiménez de Parga que relativizaban las "comunidades históricas" "afectan a la dignidad del pueblo catalán". Convergència impulsará también una resolución en el Parlamento catalán contra el presidente del TC.

Acosados por las oscuras perspectivas que señalan todos los sondeos, que coinciden en situar a Mas ocho puntos por debajo del socialista Pasqual Maragall en la carrera por la presidencia de la Generalitat, los máximos dirigentes de Convergència trataron de insuflar ayer ánimos a sus correligionarios subrayando su perfil más nacionalista. Mas acompañó las críticas a Jiménez de Parga con una advertencia de que los nacionalistas catalanes cada vez se encuentran "menos a gusto" con el actual esquema institucional. Según dijo, CiU reclamará en el futuro la reforma de la Constitución si así lo exige el nuevo proyecto de Estatuto para Cataluña que su equipo de asesores está preparando, si bien no lo pondrá sobre la mesa hasta la próxima legislatura.

Mas y el presidente de su partido, Jordi Pujol, desempolvaron las añejas críticas contra Maragall y los socialistas catalanes que tantos réditos electorales les dio en el pasado: Pujol acusó al dirigente socialista de ser "antipatriota", y el conseller en cap aseguró que una eventual victoria del Partit dels Socialistes (PSC) sería un peligro para Cataluña: "La defensa de la identidad catalana, de lo que es y significa Cataluña, en manos de Maragall quedaría debilitada", declaró Mas.

Éste dirigente nacionalista tildó al presidente del PSC de "subversivo" por el cuestionamiento que éste ha hecho del sistema electoral catalán, que se rige todavía por una disposición transitoria del Estatuto (1980).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de enero de 2003