Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comerciantes y vecinos de Sants alertan del impacto del AVE

Entidades vecinales y asociaciones de comerciantes de Sants alertan sobre el fuerte impacto que tendrá para la red viaria que rodea la estación de Sants el incremento de viajeros y vehículos que comportará la llegada del AVE. Los temores y las aspiraciones de estos colectivos se enumeran en las alegaciones que han presentado sobre el proyecto de ordenación de la estación y su entorno. El texto se hace eco de un estudio encargado por el Ayuntamiento de Barcelona que cifra en el 400% el aumento del tráfico rodado. De cumplirse las previsiones de los autores, la circulación en la zona pasaría de 3.300 coches al año actuales a 16.500 en el año 2010. La afluencia diaria de viajeros y visitantes experimentará un incremento del 54,8% en 2010. Vecinos y comerciantes creen contradictorio que, en lugar de ampliar la red viaria para que soporte la carga adicional de circulación, se proyecte reducir en 37.687 metros cuadrados el espacio viario.

Las alegaciones de las asociaciones de vecinos y comerciantes de Hostafrancs, Badal-Brasil-Bordeta, Galileu, del Triangle de Sants y de Creu Coberta plantean rebajar "sustancialmente" el nuevo techo edificable del sector terciario (casi el triple del actual) sobre el edificio de la estación. Argumentan su petición diciendo que si resulta inevitable el aumento de pasajeros que implica el AVE, no sucede lo mismo con el público potencial que comporta la oferta de hoteles, oficinas y ocio, que, de reducirse, mitigaría la presión circulatoria.

La llegada del AVE permitirá corregir la fractura urbana que supuso para Sants en los años sesenta el trazado ferroviario. Por ello solicitan que se resuelva la situación del llamado "triángulo de Sants", donde el paso de trenes representa una barrera entre el lado de montaña y el de mar. Además proponen solucionar la conexión de las calles de Salou, Eusebi Planas, Riego y Premià con la de Sant Antoni.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de enero de 2003