Reportaje:

La incógnita del sueño olímpico

Tras la derrota ante Madrid, las instituciones públicas de Sevilla guardan silencio sobre el futuro de la candidatura

El pasado miércoles, en el partido de Copa entre Sevilla y Osasuna, la publicidad de la candidatura olímpica sevillana que los jugadores del equipo local exhibían desde septiembre en sus calzonas ya había desaparecido. Apenas 24 horas después de que el Comité Olímpico Español (COE) hiciera pública su decisión de escoger a Madrid como candidata española a albergar los Juegos de 2012, ya había quedado extinguido, tal y como estaba regulado en el propio contrato, el patrocinio que la candidatura de Sevilla había acordado con el equipo de fútbol a principios de temporada.

Con la misma celeridad con la que se esfumó la publicidad de Sevilla 2012 de los traseros de los jugadores sevillistas, los responsables políticos de la candidatura plegaron velas. El martes hubo lamentos por la derrota, la tercera consecutiva, y referencias a las presiones políticas favorables a Madrid, pero desde entonces reina el silencio sobre el futuro que le aguarda al sueño olímpico de la ciudad.

La Oficina de Promoción Deportiva tiene siete proyectos para este año 2003
El nuevo fracaso, el tercero, afecta de lleno al futuro del estadio de La Cartuja

Alfonso Seoane, presidente adjunto de la Oficina de Promoción Deportiva, la entidad municipal que gestiona la candidatura olímpica, puso el mismo martes su cargo a disposición del alcalde, a la espera de que éste decida el porvenir del gestor y del organismo que dirige. Ante el silencio que guardan tanto Seoane como el propio alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, sólo se ha sabido que la decisión se retrasará al menos hasta la celebración de un próximo comité ejecutivo de la oficina, ya en febrero.

Entonces, Monteseirín tendrá que determinar si Seoane continua al frente del organismo y con qué objetivos concretos seguirá éste funcionando. Tendrá que hacerlo, además, a tres meses de las elecciones municipales y con la presión del PA, su socio en el gobierno local y principal impulsor del proyecto olímpico desde que, en 1993, el entonces alcalde, Alejandro Rojas-Marcos, pusiera en marcha Sevilla 2004.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Un ejemplo claro de la indefinición que pesa en estos días sobre la Oficina de Promoción Deportiva es que, mientras la página web de la frustrada candidatura olímpica (www.candidaturasevilla2012.com) sigue en funcionamiento, la del organismo que la gestionaba (www.sevillapromociondeportiva.com) está aún en construcción.

Pese a las incógnitas pendientes, parece asegurada la continuidad de la Oficina de Promoción Deportiva. La entidad había centrado su actividad de los últimos meses en el intento fallido de ser la elegida por el COE, un empeño al que había dedicado la mayor parte de los 1,37 millones de euros de que disponía para 2002. Sin embargo, tiene casi cerrado el calendario de competiciones deportivas internacionales, siete en principio, que se celebrarán en la ciudad durante 2003 y que arrancará este próximo mes de febrero con la disputa de la eliminatoria de Copa Davis de tenis entre España y Bélgica.

Ése es el camino por el que presumiblemente tirará la oficina en el futuro y para lo que el PP ya ha propuesto que se fusione con el Instituto Municipal de Deportes. La fusión, en cualquier caso, no sería efectiva nunca antes de los comicios municipales, ya que el instituto es gestionado por el PA y la oficina por el PSOE. No obstante, los socialistas han hablado ya estos días de "redimensionar" la oficina.

El nuevo fracaso en la carrera olímpica, que ya va por tres intentos, afecta también al estadio de La Cartuja, llamado olímpico por sus gestores, que vuelve a quedarse, a expensas de que se decida presentar candidatura para los juegos de 2016, sin la gran justificación para su rentabilización deportiva.

Contruido para los Mundiales de Atletismo de 1999, con el objetivo expreso de albergar algún día unos Juegos Olímpicos y aún pendiente que los equipos sevillanos de fútbol se trasladen allí, el estadio se mantiene vivo merced a las competiciones, sobre todo futbolísticas, que sus gestores consiguen atraer para que se celebren allí. Está ya concedida la organización en sus instalaciones de la final de la Copa de la UEFA de este año, y la Sociedad Estadio Olímpico ha pedido ya formalmente acoger también la de la Copa del Rey, aún sin sede decidida.

El mismo martes, aún en caliente, todos los partidos con representación en el Ayuntamiento seguían pensando en continuar en la carrera olímpica para 2016 si Madrid fracasa en su intento, a excepción de IU, que siempre ha estado en contra.

Aún es una incógnita cual será la postura adoptada cuando, en febrero y tras un amplio periodo de reflexión y silencio, haya que empezar a tomar decisiones sobre el futuro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS