Un enorme complejo de Pinto obtendrá energía de 700.000 toneladas de basura

La instalación tratará 140.000 toneladas de restos orgánicos de 17 municipios de la región

La planta de biometanización de Pinto, que tratará 140.000 toneladas de residuos orgánicos procedentes de 17 municipios de la región y que será capaz de exportar energía a la red eléctrica, se puso en marcha ayer. Esta instalación convertirá residuos en energía eléctrica para 40.000 casas dentro de cuatro meses, cuando esté a pleno rendimiento. Esta planta es, junto con otra similar de Barcelona, la más moderna y grande de España. Su construcción ha costado 45,5 millones de euros y ha sido financiada en un 80% por los fondos de cohesión de la UE.

Toda la tecnología punta en la materia se reúne en la planta de biometanización de Pinto, la obra más importante por su inversión de la Consejería de Medio Ambiente en esta legislatura, con una superficie de 60.000 metros cuadrados- 24.000 de ellos lo ocupan las naves- y en la que trabajarán 60 personas. Hasta allí fue ayer el presidente del Gobierno regional, Alberto Ruiz-Gallardón, para ponerla simbólicamente en marcha. Porque de hecho la instalación no estará a pleno rendimiento hasta dentro de cuatro meses. Las prisas por inaugurar se notaban en el movimiento de las baldosas, en las zonas ajardinadas recién plantadas y en la escasez de basura para reciclar. Incluso la maquinaria funcionó algo menos de una hora, el tiempo que el presidente regional empleó en recorrer las instalaciones.

17 municipios

Pero cuando la planta de biometanización esté a pleno rendimiento, la región contará con una instalación puntera en su especialidad cuyos datos son incontestables. Dará servicio a 17 municipios, 10 que utilizan el centro de almacenamiento temporal de Colmenar de Arroyo -Cadalso de los Vidrios, Colmenar de Arroyo, Chapinería, Navas del Rey, Pelayos de la Presa, Robledo de Chavela, San Martín de Valdeiglesias, Sevilla La Nueva, Valdemaqueda y Villa del Prado- y siete que usan el almacenamiento temporal de Leganés -Alcorcón, Fuenlabrada, Humanes de Madrid, Leganés, Móstoles, Navalcarnero y Villaviciosa de Odón-. Tendrá una capacidad de tratamiento de 140.000 toneladas de residuos urbanos orgánicos al año. Garantizará que no se va a verter nada a la red de aguas, ya que la utilizada se usará para su recirculación en la planta, o para riego y limpieza. Con el tratamiento de los residuos se conseguirá que el peso del material destinado al vertedero se reduzca en un 41,75% del total de entrada. Se obtendrán, además, 19.476 toneladas al año de compost para usar como abono dentro del Plan Forestal de la Comunidad de Madrid. Y se generarán 117.730 megawatios/hora al año y una potencia constante de 15,54 megawatios que servirá para cubrir la demanda de energía eléctrica de aproximadamente 40.000 viviendas. Esta energía será canalizada, a través de una central, a la red eléctrica.

Esta planta de biometanización es una pieza clave dentro del plan de residuos de la Comunidad de Madrid. La primera parte de este plan, a principios de 1998, consistió en la separación de los residuos en los domicilios. Esta división permite el aprovechamiento de la materia orgánica con la implantación de sistemas que facilitan la resinserción de la basura en el ciclo natural. La instalación de Pinto, además, posibilita el tratamiento de los residuos para convertirlos en energía. También, la obtención de compost de calidad que se usará para actividades forestales, para recuperar suelos degradados y para la agricultura.

700.000 toneladas al año

Las nuevas instalaciones sirven para tratar 700.000 toneladas de basura al año y, lo que es más importante, reducir los gases de efecto invernadero, ya que no sólo se evitarán las emisiones de gas metano, sino que en el proceso se irá destruyendo el acumulado en el vertedero.

La planta de biometanización de Pinto es similar, aunque más avanzada tecnológicamente, a la de Barcelona. También cuentan con instalaciones similares A Coruña, Cádiz y Ávila. Su puesta en marcha forma parte de la segunda fase del Plan de Residuos de la Comunidad, en el que han sido invertidos 80 millones de euros. Además de las instalaciones de Pinto, los residuos de la Comunidad se tratan también en la planta de compostaje de residuos verdes de Villanueva de la Cañada, que absorbe cada año 22.000 toneladas de ramas y restos de arbolado, procedentes de la poda, y 8.000 toneladas de lodos de depuradora.

Desarrollo sostenible

Alberto Ruiz-Gallardón defendió en Pinto la Ley de Residuos, que incluye un canon que gravará la eliminación de residuos en tierra. "Nuestra política medioambiental tiene como finalidad que sea más barato reciclar y reutilizar que verter", dijo. Ruiz-Gallardón también hizo referencia a la implantación de la bolsa amarilla para envases, que ha permitido recuperar 185 millones de kilos, el 40% de los envases que han entrado en la Comunidad de Madrid. "Ello demuestra que una Administración que impulse medidas eficaces, unos ciudadanos comprometidos y unas empresas responsables son la mejor garantía para alcanzar el desarrollo sostenible al que aspira toda sociedad que, como la madrileña, ha asumido la conservación y mejora del medio ambiente como un rasgo de la modernidad".El consejero de Medio Ambiente, Pedro Calvo, insistió en la necesidad de recuperar los materiales de desecho: "Una de nuestras prioridades es reducir los vertidos, la basura que año tras año llevamos a los vertederos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de enero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50