Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La jornada de Liga | FÚTBOL

Westerveld, "bueno en todo"

La afición de la Real ya cree en el holandés

Hace una semana, Sander Westerveld recibió el gol más tonto de la temporada. Aranzabal retrasó el balón a su portería y el portero holandés no estaba por allí. El Valencia se anotó, tal vez, el tanto más fácil de su historia. Si esto hubiera ocurrido un año atrás, Westerveld estaría crucificado. La afición le habría marcado con una equis para siempre. Pero corren otros tiempos en la Real Sociedad, que hoy se enfrenta al Celta. También para él.

Wersterveld (Enschede, 28 años) sigue siendo el fichaje más caro del club donostiarra: 5,4 millones de euros tuvo que pagar al Liverpool el invierno pasado. Pero ya nadie se lo restriega. Ahora es uno más en el líder de la Liga. Un buen guardameta al que le ocurre lo mejor que le puede suceder: su puesto no es objeto de debate constante. Falló la semana pasada y el asunto ha pasado de puntillas. Nadie le cuestiona.

Por fin se ha producido un cambio de tendencia en su carrera. Westerveld fue víctima del estigma de la portería de Anfield Road. En su día también fue el portero más caro de la Premier -el Liverpool pagó cuatro millones de dólares al Vitesse- y, como los demás, terminó arrinconado por el técnico Gérard Houllier. Un mal día, un fallo contra el Bolton le condenó. No le sirvió como atenuante haber participado en los cinco títulos que ganaron los reds en poco más de dos años.

Westerveld, "bueno en todo" según él mismo se califica, ni se lo pensó cuando le llamó John Toshack para ir a la Real. En San Sebastián, tierra de grandes cancerberos, tuvo al menos algo ganado. Su predecesor, el sueco Asper, ya había recibido todos los improperios posibles derivados de ser el primer extranjero en ocupar ese puesto. Pero no le resultó fácil. El equipo vivió en el alambre toda la temporada y delante tenía a la peor defensa: Kvarme y Luiz Alberto. Sin embargo, nunca perdió la confianza de sus entrenadores; Toshack, Roberto Olabe y ahora Raynald Denoueix. Además, se ha ganado la del público, convencido al fin de que sí, de que él es un portero "bueno en todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de enero de 2003