Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lou Reed graba 'The raven', inspirado en Edgar Allan Poe

El compacto incluye los temas de 'POEtry', su musical sobre el escritor

El poema de Edgar Allan Poe The raven (El cuervo) presta el título al nuevo trabajo del músico neoyorquino Lou Reed, y sus dos primeros versos abren el corte reescrito por Reed y recitado por el actor Willem Dafoe. Entre los colaboradores también destaca David Bowie, así como el saxofonista Ornette Coleman y el productor Hal Willner. The raven reúne los temas de POEtry, la obra que puso en escena Robert Wilson hace dos años.

Un pensamiento supersónico, -"¿cómo osa reescribir a Poe?, van a decir"- cruzó su mente nada más escuchar la idea de Robert Wilson. Lou Reed dudó un instante por temor a las críticas prejuiciosas, pero enseguida prevaleció su amor por el riesgo. Reed comenzó a componer hace casi cuatro años con varios de los cuentos y poemas de Edgar Allan Poe (Boston, 1809-Baltimore, 1849) como fuente. El autor más tenebroso de la literatura norteamericana del XIX en manos del hombre que acabó, un siglo y cinco lustros después de la muerte de Poe, con la inocencia en el rock. Almas gemelas.

Los esfuerzos culminan ahora con un disco, The raven (Reprise Records), que se publica el 3 de febrero en dos versiones: una, un solo CD, con 18 canciones y tres recitados; la otra, edición limitada en forma de doble compacto y con 15 diálogos adicionales.

Atrás quedó la puesta en escena de POEtry, para la que Reed firmó en su momento estas composiciones, además del libreto. Una compañía germana con sede en Hamburgo, el Thalia Theatre, representó el musical a lo largo de 2000 en varias ciudades europeas, mientras que el estreno estadounidense no se produjo hasta finales de 2001, en el Howard Gillman Opera House de Nueva York. Bajo la dirección de Wilson, tres horas de espectáculo prolijo: los intérpretes dialogaban en alemán, pero cantaban en inglés. Una paradoja resuelta en The raven con el abandono del primer idioma.

Lou Reed canta acompañado por su banda habitual (Mike Rathke, Fernando Saunders y Tony Smith) y varios invitados, como el saxofonista Ornette Coleman. "Le seguía en los sesenta por todos los clubes, pero no podía pagar la entrada. Por eso me ha hecho tanta ilusión trabajar con él", cuenta Reed de Coleman.

El estilo del disco va del rock al music-hall y pasa, a veces, en los fragmentos narrativos, por la electrónica, hasta alcanzar su cumbre experimentadora en Fire music, una pieza instrumental que recuerda a un disco legendario del propio Reed, Metal machine music.

A Willem Dafoe y su recitado se une otro actor, Steve Buscemi, que canta la enigmática Broadway song. David Bowie interviene como solista en Hop frog, su primera grabación con Reed desde que produjo para éste Transformer (1972). Y colaboran también Laurie Anderson, actual pareja de Reed; las hermanas folkies Kate y Anna McGarrigle, así como The Blind Boys of Alabama. Para una de las dos canciones rescatadas del viejo repertorio del neoyorkino, Perfect day (la otra es The bed), se da la alternativa al debutante Antony, cuya voz, según Reed, "recuerda a la de Jimmy Scott".

Todos, por supuesto, en la lengua del poeta y cantante de Brooklyn, la misma en la que escribió Edgar Allan Poe. "Me fascina su lenguaje", aseguraba Reed hace algunos meses a The New York Times. "Es perfecto para el ritmo del rock". Poe concebía la poesía como "una rítmica creación de belleza". La sonoridad de su escritura no le impidió retratar el horror de seres atormentados que actúan movidos por la locura o un impulso transgresor. Un espíritu, este último, que de alguna manera entronca con el universo de depravación y adicciones narrado por Reed desde sus inicios al frente de The Velvet Underground.

POEreed

Edgar Allan Poe y Lou Reed se vieron arrastrados, cada uno en su tiempo, por una irresistible pasión poética. El bostoniano alcanzó la celebridad como escritor. El neoyorquino estudió poesía con Delmore Schwartz en la Universidad de Syracuse, y ha publicado hace no mucho una antología de sus letras. Como periodista, Poe siempre se mostró crítico y sincero. Reed, a su vez, se erigió en cronista descarnado de la fauna de Nueva York. Ambos sobrellevaron difíciles relaciones familiares. Poe, huérfano desde los tres años, no congeniaba con su padre adoptivo. Una discusión paterno-filial en torno a una deuda de juego acabó con el abandono de la Universidad de Virginia por parte del futuro escritor. Los padres de Reed fueron más expeditivos: le sometieron a una lobotomía para curarle de sus supuestas desviaciones.El alcoholismo del autor de El escarabajo de oro le llevó a ser plantado por la escritora Sarah Helen Whitman cuando estaban a punto de casarse. Pese a la ruptura, Whitman publicó, después de la muerte de Poe, un libro con una enardecida defensa de su figura. El romance entre el primer Lou Reed y la heroína es de sobra conocido ("Ella es mi mujer y ella es mi vida", cantaba en Heroin). Después de componer aquella oda a los opiáceos y parir cuatro discos con The Velvet Underground, Reed se mudó a Londres para hacer despegar su carrera como solista. El periodo londinense de Poe abarcó en cambio varios años de su infancia, entre los seis y los once. Quizá la capital inglesa habría sido un buen marco para el estreno de POEtry. Lou Reed prefirió Hamburgo. Ahora, para The raven, sí se ha acordado de David Bowie, el amigo británico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 2003

Más información