Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat abrirá una oficina de inmigración en Marruecos

El Gobierno de CiU abrirá una oficina para contratación de inmigrantes en origen en Casablanca (Marruecos). Se trata de la segunda de estas delegaciones que la Generalitat prevé abrir en el extranjero -la primera fue el pasado mes de noviembre en Varsovia (Polonia)-. Ese mismo mes, el Ejecutivovo catalán presentó una propuesta de convenio a la Secretaría de Estado para la Inmigración del Gobierno central para coordinar la actividad de las oficinas de orientación laboral de la Generalitat, de la que no ha obtenido respuesta. Ayer lo reveló el consejero de Trabajo, Antoni Fernández Teixidó.

El consejero de Trabajo explicó que el acuerdo busca "ayudar a agilizar el papeleo al que se enfrentan las embajadas" y que se trata de una "propuesta respetuosa" con la política exterior española, "aunque la Generalitat no renunciará a su papel ni a sus planteamientos" de abrir oficinas para inmigrantes en el extranjero. Fernández Teixidó aseguró que existe un nivel de acuerdo "sustancial" entre ambas Adminsitraciones y se mostró confiado en la firma del convenio.

El acto de presentación del nuevo programa estuvo presidido por el conseller en cap, Artur Mas, quien se refirió a la futura oficina de Casablanca como "la Casa de Cataluña en Marruecos". "Lo único que pretendemos es intervenir activamente en política exterior y sólo pedimos que la actitud del Gobierno español no sea obstruccionista", manifestó Mas. "La oficina en Marruecos no es una embajada para competir con el Gobierno", zanjó. Mas y el consejero de Trabajo viajarán el próximo mes de marzo a Marruecos en una visita que tendrá una dimensión "económica, cultural y política".

El director de la oficina de Casablanca será Àngel Colom, quien ha reaparecido en el mapa político catalán de la mano deCiU. El ex líder de Esquerra Republicana (ERC) y del Partit per la Independència (PI), y actual militante de base de Convergència Democràtica (CDC), dirigió la plataforma nacionalista Crida a la Solidaritat y tiene en su haber la negociación para que Terra Lliure dejara la armas, en 1991.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 2003