Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Pilar Bellosillo García-Verde, auditora del Concilio Vaticano II

Ha fallecido en Madrid Pilar Bellosillo García-Verde, la primera mujer seglar española que participó como auditora en un concilio de la Iglesia católica. Siendo presidenta de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas, organismo consultivo de Naciones Unidas que agrupaba más de 35 millones de mujeres en todo el mundo, fue nombrada auditora del Concilio Vaticano II en el grupo de 15 mujeres, seglares y religiosas, que por primera vez entraban en un aula conciliar. Había sido presidenta de la rama de mujeres de la Acción Católica Española, que, bajo su presidencia, abandonó la actividad puramente apostólica que la había caracterizado hasta entonces para fomentar la educación de las mujeres tanto en los temas religiosos como en la preocupación social por su entorno, a través de los centros de Formación Social y de la Semana-Impacto, como método de reflexión inductiva acerca de la propia responsabilidad.

Cuando en 1951 trasladó sus tareas al ámbito internacional en la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), descubrió, como tantas otras personalidades del primer franquismo, la estrechez de miras del catolicismo español y de su entorno cultural. Su línea de preocupación social para con las mujeres encontró su plena realización en la Campaña contra el Hambre lanzada por la UMOFC, en colaboración con la FAO, en el año 1955. Años más tarde esa actividad dio origen a Manos Unidas.

El impacto personal y espiritual que supuso el Concilio se tradujo para Pilar Bellosillo en tres líneas prioritarias de trabajo: 1º, sobre la importancia y la responsabilidad del laico en la iglesia; 2º, la necesidad de conseguir para las mujeres el plano de igualdad que la doctrina de la Iglesia propone en la teoría, pero no cumple en la práctica, y 3º, la importancia del diálogo ecuménico, que había comenzado ya en el aula conciliar.

Como presidenta de las Organizaciones Internacionales Católicas (OIC), fue miembro consultivo de diversas comisiones que, tras el Concilio, trataron de desarrollar algunos de los aspectos más avanzados. Pero, tras el gran impulso de libertad que éste había supuesto, los tiempos posconciliares frenaron la marcha de aquellos cambios. Ni el Derecho Canónico reformó lo propuesto por la Comisión ni la Comisión para el estudio de El papel de la mujer en la Iglesia, ni las labores ecuménicas pudieron desarrollarse con la libertad deseable, a pesar del esfuerzo incansable de Pilar Bellosillo, junto a otras mujeres de las Organizaciones Católicas Internacionales.

Pilar Bellosillo no estuvo alejada de la coyuntura española. Todavía en la clandestinidad, se adhirió al partido de Izquierda Democrática, liderado por Joaquín Ruiz-Giménez, con quien mantenía una gran amistad desde largos años y perteneció a su Comité Ejecutivo. Después de aprobada la Constitución, con el triunfo de UCD, fue elegida como vocal de Patronato de Protección de la Mujer, junto con Mary Salas, siendo su presidente Jaime Cortezo.

Durante sus últimos años dedicó sus esfuerzos al Fórum Ecuménico de Mujeres Cristianas de Europa y creó en España el Foro de Estudios sobre la Mujer, que recoge su herencia. Su trayectoria y su pensamiento es representativo de la evolución del pensamiento cristiano sobre las mujeres, que ha cambiado radicalmente en su punto de inflexión.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 2003