Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fontaneda de Aguilar es desde hoy Horno de Galletas Aguilar

Después de más de 100 años, Fontaneda ya no está en el pueblo palentino de Aguilar de Campoo. Desde hoy, la antigua fábrica pasa a llamarse Horno de Galletas de Aguilar bajo el amparo del Grupo Siro. Seguirá con sus 212 puestos de trabajo, se mantendrá la producción galletera y la comarca recibirá ayudas desde las instituciones para activar la inversión industrial.

La crisis de Fontaneda se cerró en noviembre después de meses de movilizaciones y protestas que tuvieron su inicio el 7 de abril, cuando United Biscuits (UB) anunció el cierre de su factoría en Aguilar y el traslado de la producción a Orozco (Vizcaya) y Viana (Navarra). Ese mismo día los trabajadores retuvieron a los directivos de la multinacional y luego iniciaron las protestas.

Han sido meses de caceroladas, marchas, protestas y pronunciamientos empresariales, sindicales y políticos; meses de incertidumbre y temor antes de que Siro, empresa galletera de la zona, lanzara una oferta en la que se incluía el mantenimiento total de los puestos de trabajo y la libertad de los empleados a la hora de elegir el quedarse, darse de baja o trasladarse.

El pasado 8 de noviembre, los trabajadores aceptaron la venta de la factoría a Siro y unas condiciones laborales en las que, a pesar de las 34 prejubilaciones, 27 bajas incentivadas y los 19 traslados a la fabrica de Viana, se mantienen los 212 empleos. Junto a esto, y con el fin de asegurar la viabilidad de la fábrica palentina, UB comprará al Horno de Aguilar 25.000 toneladas de productos, entre ellos la popular galleta María, que históricamente impregnaba toda esa zona de olor a vainilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de enero de 2003