Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida de pensiones y la compensación por el IPC tienen un coste de 3.600 millones

Zaplana está dispuesto a debatir el salario mínimo y su desvinculación de ayudas públicas

La revalorización de las pensiones para 2003 y la compensación por la desviación del índice de precios este año tiene un coste total de 3.600 millones de euros. La subida es del 2% con carácter general, aunque para prestaciones de viudedad se eleva al 8%, y para las mínimas de jubilación de menores de 65 años y orfandad, al 5,4%. El salario mínimo interprofesional (SMI) sube un 2% y se sitúa en 451,2 euros al mes, una cuantía considerada insuficiente por los sindicatos y el PSOE. El ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, está dispuesto a debatir el SMI y su desvinculación de las ayudas públicas.

El Consejo de Ministros aprobó ayer el real decreto de revalorización de pensiones de la Seguridad Social para 2003, que entra en vigor en enero próximo. La subida con carácter general del 2% para los 8,4 millones de titulares con pensiones contributivas y no contributivas tiene un coste de 1.192 millones de euros. Pero la desviación de la inflación en 2002 (desde el 2% previsto hasta el 3,9% real) eleva esa cifra en 2.071 millones de euros, entre la paga única de compensación que recibirán los pensionistas en torno al 20 de enero y su consolidación en la base de las prestaciones. Además, la Seguridad Social dedicará otros 336,8 millones de euros a mejorar las pensiones de viudedad, mínimas de jubilación, orfandad, favor de familiares y el seguro obligatorio de vejez e invalidez (SOVI). En total, son 3.600 millones de euros.

Cálculo de la viudedad

En aplicación del pacto del Gobierno con CC OO y la patronal CEOE, el real decreto modifica el cálculo de las pensiones de viudedad y eleva del 46% al 48% sobre la base reguladora del cónyuge fallecido. Así, estas prestaciones son las que más suben, un 8%, que incluye la compensación por la desviación de la inflación. El alza es del 5,4% para las pensiones mínimas de jubilación para menores de 65 años, orfandad y en favor de familiares.

Tras la revalorización que se hará efectiva en enero, la prestación mínima para un jubilado de 65 y más años se sitúa en 400,54 euros al mes por 14 pagas, y para los titulares con menos de 65 años, de 362,54 euros. Los perceptores del antiguo seguro de vejez e invalidez (SOVI) cobrarán 285,89 euros mensuales.

Las cuantías mínimas de viudedad son diferentes en función de la edad y la situación del titular. Los menores de 60 años con cargas familiares percibirán 362,54 euros, y los mayores de 65 años, 400,54 euros.

La norma que regula las prestaciones de la Seguridad Social ha situado el importe máximo de pensión pública tras la revalorización en 1.989 euros por catorce pagas, lo que supone unos ingresos anuales de 27.852 euros.

El Consejo de Ministros también aprobó ayer el salario mínimo interprofesional (SMI) para 2003, que sube un 2% y queda fijado en 451,2 euros al mes, o en 15,04 euros al día. Esa cuantía se aplica tanto para los trabajadores fijos como para los eventuales, temporeros y el personal al servicio del hogar familiar. Según datos del Gobierno, son unos 150.000 los trabajadores que cobran el salario mínimo, aunque los sindicatos elevan la cifra a medio millón. Pero además sirve de referencia para valorar las rentas de quienes solicitan viviendas de protección oficial, becas y otras ayudas públicas.

Los sindicatos CC OO y UGT calificaron ayer de lamentable e insuficiente la subida del 2% del salario mínimo. Ambas centrales reclamaron hace unos días que el SMI subiera hasta los 600 euros mensuales. En un comunicado difundido ayer, CC OO asegura que la decisión del Gobierno "implica bastante desprecio" hacia los miles de trabajadores que perciben esa renta y "pretende conseguir el máximo ahorro posible en el pago de prestaciones económicas públicas". Recuerda que el poder adquisitivo de las personas afectadas por el SMI ha disminuido en cinco puntos desde 1999 y que la subida del 2% anticipa una nueva pérdida el próximo año por la falta de control sobre la inflación.

UGT opina que la subida del SMI "vuelve a evidenciar el talante regresivo de la política laboral y social del Gobierno, que un año más condena a los perceptores de este salario a perder poder adquisitivo". La central sindical subraya que el salario mínimo representa el 37% del salario medio en España, es decir, 23 puntos por debajo del 60% que recomienda la Carta Social Europea. Además, UGT acusó al ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, de incumplir su compromiso de abrir un proceso negociador sobre el contenido de esta renta.

Crítica del PSOE

El portavoz de Política Social y Empleo del PSOE, Ramón Jáuregui, calificó de "decepcionante, injusta y reaccionaria" esa subida del 2%. En declaraciones a Servimedia, Jáuregui recordó que, tras tomar posesión de su cargo, el ministro Zaplana se había comprometido a estudiar una fórmula para dejar de utilizar el SMI como referencia para la concesión de becas o viviendas y así poder incrementarlo en mayor medida.

El ministro de Trabajo reiteró ayer ese compromiso. Señaló que cuando los sindicatos le hicieron la primera propuesta de negociar el salario mínimo, en julio, no había plazo suficiente para resolverlo antes de fin de año "por la complejidad" del tema. Aunque reconoció que existen dificultades para disociar el salario mínimo de las políticas en las que se usa de referencia, "no tengo inconveniente" en abrir una negociación sobre el asunto, pero "con tiempo para abordarla con responsabilidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de diciembre de 2002