Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La disputa política | CATÁSTROFE ECOLÓGICA

Caldera dice que su "error" fue no contar con "las malas artes del PP"

Rato afirma que el PSOE pone en peligro las ayudas europeas

No hubo intención de manipular información por parte del portavoz socialista, Jesús Caldera, al omitir algunos datos sobre el rumbo del buque. Caldera señaló que su "error" fue "no tener en cuenta las malas artes del PP". Así lo expresó ayer el dirigente socialista en el intento de zanjar esta polémica. El Gobierno acusó ayer a Zapatero de poner en peligro las ayudas europeas al solicitar una comisión de investigación en Estrasburgo.

"Algunos compañeros me han dicho, y tienen razón, que cometí un error al no tener en cuenta las malas artes de la derecha; pero me siento totalmente respaldado por el secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, pública y privadamente, y de todos mis compañeros". Ésta fue la declaración de Jesús Caldera, tres días después de su intervención en el Congreso, ante el vicepresidente primero, Mariano Rajoy, que supuso al día siguiente el plante del Grupo Popular en el pleno del Congreso y la petición a gritos de que dimitiera. "Jamás tuve la intención de manipular, alterar o falsificar y algunos compañeros me han dicho que debía haber entregado el documento completo ya que no altera el fondo de la cuestión".

Este fondo, para el PSOE, es que el Gobierno a las ocho de la mañana del día 19 ordenó, a través de Marina Mercante, que el buque fuera "al peor sitio posible". El resumen que se entregó a los medios de comunicación no incluía que a las tres de la mañana el capitán del barco ordenó poner rumbo Sur. Caldera recordó ayer en conversación informal que el documento que tenía en la mano era "el completo". Además, en ese mismo marco, los servicios de prensa del PSOE repartieron todo el documento. Pero Caldera intentó zanjar este asunto porque lo importante ahora es que el Gobierno ponga medios para prevenir la posible tercera marea negra. Caldera presentó una proposición no de ley con medidas en ese sentido.

Por su parte, Rajoy destacó que Rodríguez Zapatero no "dio apoyo explícito a Caldera" en su intervención pública del jueves. Confió en que Zapatero "no lo mantenga en sus actuales responsabilidades políticas" porque "ha quedado desacreditado como interlocutor". Rajoy insistió en que Caldera "faltó a la verdad verbalmente y por escrito", "cometió una enorme manipulación", "al final responsabilizó al jefe de prensa" y "no reconoce su manipulación".

Zapatero en Ponferrada (León) consideró insólito que el Ejecutivo pida responsabilidades a la oposición, informa Marifé Moreno.

En el Congreso y en la Mesa del Consejo de Ministros continuó la pelea por el comportamiento del PSOE en el Parlamento Europeo. Los socialistas recaban firmas para proponer una comisión de investigación. El portavoz del Grupo Popular en Estrasburgo, Gerardo Galeote, compareció en Madrid con su compañero Ignacio Gil Lázaro para pedir a Zapatero que "ordene a su grupo en Europa que detenga esa iniciativa que pone en peligro las ayudas europeas". De inmediato protestó el portavoz socialista de la Comisión Constitucional, Diego López Garrido y la eurodiputada socialista Bárbara Durkhop. "Es una injuria, un acto de mala fe y, además, una parida jurídica, dijo López Garrido. "¿Dónde está escrito que una comisión de investigación paraliza las ayudas"?. La eurodiputada Durkhop calificó de "injuriosa" esa acusación. El vicepresidente Rodrigo Rato continuó con esa denuncia: "Si los socialistas siguen pidiendo una comisión de investigación nos exponemos a perder las ayudas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de diciembre de 2002