Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO AGUAS DE VALENCIA

Zaplana alentó un grupo mediático en torno a Tabarka Media

La empresa de comunicación recibió un préstamo de 1,2 millones avalado por Aguas

El grupo Tabarka Media era el objetivo de la operación, gestionada supuestamente por el ex presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana, para "favorecer la emergencia de un grupo de medios de comunicación" mediante una inyección financiera del grupo Bouygues-Aguas de Valencia. Tabarka, conglomerado de empresas de televisión, prensa y radio integrado por personas afines al PP y a Zaplana, recibió un préstamo de 1,2 millones que avaló la empresa de aguas.

"El presidente de la Comunidad de Valencia desea favorecer la emergencia de un grupo de medios de comunicación integrado por activos existentes (televisión, radio y prensa)". Así comienza el informe, emitido el 14 de febrero de este año por la dirección de desarrollo de TF1, la antigua televisión pública francesa, ahora controlada por el grupo Bouygues, que concluye con la recomendación de evitar la participación de la multinacional gala -que detenta el 30,1% del capital de Aguas de Valencia, SA- en la operación en la que el ex presidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana actuó supuestamente de intermediario, según publicó ayer Abc.

La operación que les proponía Zaplana no convenció a los franceses, por la delicada situación económico-financiera de los medios para los que se requería la financiación, encabezados por la empresa Tabarka Media, SA. Esta mercantil, constituida el 26 de septiembre de 1997, es en la actualidad la cabecera de un grupo que engloba, entre otras, a las mercantiles Arco Mediteráneo, SA; Canal 37 Televisión Alicante, SA; Onda Mariola; Televisión Vega Baja; Visión Castellón; y Medipres Valencia, S. El "perímetro de intervención" de la propuesta de entrada de la multinacional francesa en el grupo de medios valencianos lo completan las empresas Difusión Torre, SA; Radio Algemesí; Valencia Teva; Valenciana de Ediciones y Publicidad (editora del Minidiario de Valencia y Alicante); y El Periódico de Alicante, propiedad del Grupo Zeta. En muchas de estas sociedades es notoria la presencia de consejeros afines a Zaplana y al Partido Popular.

Este grupo, para el que el actual ministro de Trabajo supuestamente buscó financiación, acabó recibiendo el apoyo financiero de Aguas de Valencia, si bien de forma indirecta: Tabarka Media obtuvo del Banco de Valencia, que detenta el 19,1% del capital de la comañía suministradora del agua en la ciudad de Valencia, un préstamo por valor de 1,2 millones de euros. Eso sí, ante la escasez de recursos de la empresa solicitante y sus probables dificultades para hacer frente a la amortización del préstamo, el banco pidió un aval. De esta forma, el mismo día en que se cierra la operación de préstamo, el 15 de febrero de 2002, el entonces consejero delegado de Aguas de Valencia, Aurelio Hernández, remite un documento a Domingo Parra, consejero delegado del Banco de Valencia, mediante el que la empresa de aguas se compromete a mantener en la entidad financiera un "depósito indisponible" por importe igual al préstamo concedido, en tanto que éste no quede cancelado por parte de Tabarka. En la misiva, Hernández declara conocer que Tabarka Media se ha comprometido ante el banco a realizar una ampliación de capital por valor de 1,2 millones de euros, cantidad "que se destinará íntegramente a la cancelación de la operación de préstamo referida". Y añade que Aguas de Valencia "se compromete a concurrir, en su caso, a dicha ampliación de capital, en el supuesto de que no concurrieran a la misma en todo o en parte los actuales socios de Tabarka Media, SA".

La operación de préstamo se pone en marcha mientras se negocia con la multinacional francesa, que sin embargo, dos días después declina su entrada en la maniobra mediática auspiciada por Zaplana. El primer vencimiento de la operación crediticia, en julio, quedó sin cubrir, y a principios de octubre Parra se dirigió a Aurelio Hernández para apremiarle porque la operación vencía en noviembre. El 30 de octubre, cuando ya estaba en marcha la iniciativa para su destitución como consejero delegado de Aguas de Valencia, Hernández firma una declaración notarial en la que asegura que la decisión de otorgar el préstamo a Tabarka fue adoptada al margen de su conocimiento y con la participación de otras personas, que no especifica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 2002