Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Liga de Campeones | FÚTBOL

Situación volcánica en el Camp Nou

Van Gaal: "No sería muy inteligente destituirme porque soy el técnico más adecuado para el Barça"

El Newcastle de sir Bobby Robson es el rival y la Liga de Campeones la competición, pero todo parece relativo y coyuntural ante la situación volcánica que iluminará los focos antes de que empiece a rodar el balón esta noche (20.45, TVE-1) en el Camp Nou. Es paradójico que el Barcelona tenga la ocasión de igualar el récord de diez victorias consecutivas en el máximo torneo europeo, en poder del Milan de Fabio Capello desde la temporada 1992-1993, y se vea obligado, sin embargo, a intentarlo en el clima de extrema tensión al que le ha condenado su crisis deportiva e institucional.

La paciencia de la afición azulgrana está al límite, casi a reventar. El equipo no responde; ha sumado un punto en los últimos cuatro partidos, en los que sólo ha marcado un gol, y no estaba tan mal clasificado en la Liga desde el curso 1978-1979, cuando también era el décimo tras las 13 primeras jornadas. Tres meses y medio después de haber iniciado su segunda etapa en el club, la situación no puede ser, pues, más amenazante para el entrenador, Louis van Gaal, y al mismo tiempo para el presidente, Joan Gaspart, que hizo una apuesta de máximo riesgo al recurrir de nuevo al holandés como vía de escape tras sus dos frustrados proyectos con Llorenç Serra Ferrer y Carles Rexach en el banquillo.

Gaspart, chamuscado

La crisis institucional, agudizada por la deportiva, apunta directamente a Gaspart. El que algunas peñas hayan firmado un manifiesto exigiendo su dimisión o que ayer mismo se iniciaran los trámites para la presentación de una moción de censura podrían quedar en mera anécdota, pero, al margen del eco que obtengan, son todo un síntoma de la pérdidas de apoyo del presidente.

Chamuscado por su destemplada reacción tras los incidentes del último clásico, contra el Madrid, que achacó a "la actitud provocativa de Figo" y desde que, cuatro días después, los reprobó por fin en una comparecencia ante la prensa en la que no admitió preguntas, Gaspart se ha refugiado en un elocuente silencio.

Van Gaal, consciente de que está contra las cuerdas, se defendió ayer como buenamente pudo. "Estoy convencido de que soy el entrenador más adecuado para el Barcelona porque conozco mejor que nadie esta plantilla. Si deciden destituirme, no sería muy inteligente por su parte, pero pueden hacerlo", dijo en alusión a las deliberaciones que la cúpula directiva lleva a cabo desde que se produjo la última derrota, el sábado, ante el Rayo (1-0).

Gaspart ofrecerá mañana una versión oficial sobre la crisis. Obviamente, el resultado que pueda producirse hoy frente al Newcas-tle y la actitud del público que acuda al Camp Nou pueden condicionar las decisiones que adopte el presidente. De momento, Van Gaal aseguró ayer sentirse respaldado por Gaspart, pero también constató que las soluciones para superar el bache pasan por ganar y se mostró convencido de que los jugadores son los únicos que pueden cambiar la situación.

Overmars, probable titular

Van Gaal se remitió a la necesidad de mantener en secreto una eventual deliberación tendente a fichar algún refuerzo en el mercado de invierno y admitió las dudas que deberá resolver en lo estrictamente deportivo con vistas al partido contra el Newcastle. Apuntó que hasta ahora ha funcionado mejor el equipo con una defensa de tres jugadores que de cuatro y dio a entender que Overmars actuará como titular por primera vez esta temporada. A las bajas ya conocidas de Luis Enrique y Andersson se suman las de Gabri, también lesionado, y Navarro, sancionado. La ausencia de este último supondrá que Cocu se sitúe probablemente como lateral izquierdo.

Las bajas del Newcastle son notables. Robson no podrá contar con sus dos delanteros titulares, Shearer y Bellamy, ambos sancionados como consecuencia del partido con el que el equipo inglés tan mal abrió esta segunda liguilla frente al Inter (1-4), y tampoco con el centrocampista portugués Hugo Viana, que se halla lesionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de diciembre de 2002