Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:EUROLIGA | BALONCESTO

El Madrid ofrece síntomas de mejoría

Una defensa subida de tono, en especial del atlético Digbeu, y un ataque mejor estructurado, gracias al egocéntrico Mulaomerovic, posibilitaron la victoria y la mejoría del Real Madrid. Sin olvidar que el Villeurbanne francés ayudó en la tarea, sobre todo con su absoluta carencia de talento. Al comienzo, los de Imbroda recuperaron el carácter cuando tocó proteger la propia pintura y a la hora de embestir al contrario. El balón comenzó a volar con más rapidez y los franceses se desorientaron. La consecuencia práctica fueron acertadas posiciones de tiro en la línea de tres y el dominio de la media distancia; el panorama deseado para todo excelso tirador. Justo lo que son Herreros, Mulaomerovic y Mumbrú. Incluso carburó el poste bajo, ahí donde se originan los habituales males blancos. El segundo cuarto permitió ver a un Madrid coherente y se marchó al descanso con 13 puntos de ventaja.

VILLEURBANNE 64 - REAL MADRID 76

Asvel Villeurbanne: Smith (2), Bonato (5), Giffa (10), Marcelic (2), Gulyas (11) -cinco inicial-, Evtimov (9), Mrazek (2), Petrov (6), Gadou (8) y Owens (9). Real Madrid: Mulaomerovic (13), Angulo (2), Mumbrú (9), Alston (12), Tarlac (10) -cinco inicial-, Digbeu (15), Reyes (8), Sonseca (2), Victoriano (0) y Herreros (5). Árbitros: Radic (Croacia), Stokes (Inglaterra) y Lainiotis (Grecia). 5.800 espectadores en el Astroballe de Villeurbanne.

En la segunda parte, retornó un conjunto timorato, lleno de preguntas sin respuesta. Mulaomerovic lo intentó, pero es un jugador que ofrece una de cal y otra de arena; compagina buenas acciones con otras inutilizadas por su precipitación. Y fue el francés Digbeu quien aupó a sus compañeros cuando éstos comenzaban a sacar la bandera blanca. Era su día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de diciembre de 2002