Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antiviolencia pide una sanción para el presidente del Barça

La comisión corrige a la Federación y ve "muy graves" sus declaraciones

El comportamiento del presidente del Barça, Joan Gaspart, durante los incidentes del gran clásico, puede salirle caro. Pese a que la Federación pasó por alto el martes sus declaraciones tras el partido, la Comisión Antiviolencia las consideró ayer una infracción "muy grave". Y propuso la apertura de un expediente contra él. También pidió el cierre del Camp Nou por un máximo de un mes y una multa de 60.000 euros al club azulgrana.

La Comisión Antiviolencia, que esta temporada preside Carlos Blanco, el director general del Consejo Superior de Deportes (CSD), examinó en su reunión de ayer los incidentes ocurridos el pasado sábado en el Camp Nou durante la disputa del Barcelona-Real Madrid. Y lo hizo con mayor dureza de la empleada el día anterior por el Comité de Competición de la Federación Española. Así, entendió como reprobable la actuación del presidente del Barcelona, Joan Gaspart, no incluida en el primer dictamen de la Federación.

El CSD propuso que se le incoe un expediente sancionador contra Joan Gaspart por una infracción "muy grave" a las normas de seguridad para la prevención de la violencia en los espectáculos deportivos. Al finalizar el Barça-Madrid, el directivo azulgrana cargó contra el jugador Figo, al que culpó de provocar al Camp Nou y de desatar el lanzamiento masivo de objetos desde la grada. Sus declaraciones son consideradas por la mencionada comisión como "una incitación a la violencia".

También fue más dura la Comisión que el órgano sancionaddor de la Federación al catalogar la dimensión de los incidentes. Mientras la Federación los clasificó de "graves o muy graves", la Comisión rebajó el apelativo menor y los tildó inequívocamente de "muy graves". Por eso, propuso ayer el cierre del Camp Nou durante un máximo de un mes -sólo plantea sanciones por tiempo, no por partidos-.

El informe del coordinador de seguridad ha resultado decisivo para dicha propuesta. La información policial no sólo coincide con el acta del colegiado, sino que recalca también las "graves deficiencias" de seguridad en las que incurrió el club azulgrana. Destaca, entre otras, la alteración del aforo del campo, el incumplimiento de las medidas de control de acceso y permanencia de los espectadores y la introducción de bengalas, envases prohibidos y bebidas alcohólicas. Estas anomalías han propiciado además la solicitud por parte de la comisión de una multa al Barça de 60.000 euros, la más elevada, que ya fue propuesta al Betis y a Osasuna durante la pasada temporada por hechos similares.

Los acuerdos de Antiviolencia han corregido el camino marcado un día antes por Competición, que se mostró mucho más blanda a la hora de analizar lo ocurrido el sábado. A diferencia de lo que ocurrió en el último suceso grave del fútbol español -los incidentes del Sevilla-Betis-, la Federación no solicitó a Antiviolencia que pospusiese su propuesta de sanción a que Competición fijara su decisión definitiva de castigo.

Antiviolencia también hizo ayer una recomendación a la Federación para prevenir las posibles actitudes violentas. En ese sentido, aconsejó que se incorpore a la normativa federativa las disposiciones oportunas para que la salida al terreno de juego se realice de forma simultánea por parte de todos los participantes, los dos equipos y el cuarteto arbitral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de noviembre de 2002