Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa construye sin licencia una central eléctrica en el Gómez Ulla

La instalación, alimentada por gas, producirá la energía equivalente al consumo de 2.000 familias

El Ministerio de Defensa ha construido una planta de cogeneración para producir calor y electricidad en los terrenos del hospital militar Gómez Ulla sin tener la preceptiva licencia de obras. La primera piedra del proyecto, que ha costado más de seis millones de euros, fue colocada el pasado febrero, y la empresa que ejecuta el proyecto no solicitó la licencia a la Gerencia de Urbanismo hasta marzo. Urbanismo ha rechazado dos veces el proyecto por deficiencias en la documentación presentada, y, sin embargo, las obras han continuado hasta su conclusión. La planta funcionará con gas natural.

La planta de cogeneración dotará al hospital de una fuente abundante y barata de calor y energía durante los próximos 50 años, según el contrato firmado entre Defensa y la Unión Temporal de Empresas (UTE) encargada de la construcción, gestión, mantenimiento y explotación de la instalación. La UTE está formada por dos empresas: La Energía, SA, y Servicios y Proyectos Avanzados, SA.

Defensa destinará el calor y el vapor obtenidos con la quema del gas a la esterilización del material quirúrgico y a dotar al centro del agua caliente que necesita para la calefacción. También podrá comprar a la UTE electricidad a un precio más barato que el de mercado. Además, el hospital será así autónomo y no se verá afectado por posibles cortes de energía en la red eléctrica general. Como contrapartida, el hospital ha cedido gratuitamente a la UTE el terreno sobre el que se ha construido la planta.

La UTE, por su parte, se beneficia porque, a cambio de gastarse seis millones de euros en la construcción y mantenimiento de la instalación, podrá vender la energía sobrante a las compañías eléctricas. Con el dinero obtenido, la UTE amortizará la inversión y obtendrá beneficios.

La planta de cogeneración ya está prácticamente concluida y está equipada con dos grandes motores Deutz alimentados por gas natural. Su capacidad de producción es de seis megavatios (la electricidad que consumen unas 2.000 familias en una hora).

Inicio de las obras

Las obras de construcción empezaron el pasado febrero, según V. M. N. P., un vecino que ha visto cómo cerca de su casa se realizaban unas obras que él sospechaba que no estaban autorizadas. Este vecino, además, ha visto con preocupación cómo las grúas desplazaban grandes bloques de cemento suspendidos por encima del patio de un colegio que hay junto a la instalación. V. M. N. P. ha denunciado el caso ante la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento.

Un portavoz de Urbanismo explicó ayer que este organismo abrirá una investigación sobre el caso a raíz de esta denuncia, presentada el pasado 30 de octubre. 'Es cierto que la licencia está solicitada, pero no ha sido concedida por el momento', explicó ayer este portavoz. 'Cuando nosotros recibimos una solicitud de licencia, presumimos que la obra aún no ha empezado. Hasta que no recibimos una denuncia, no sospechamos que puede existir alguna irregularidad, pero a partir de entonces actuamos en consecuencia'. Urbanismo tiene previsto realizar, en los próximos días, una inspección en la planta de cogeneración porque 'legalmente ahí no puede haberse construido nada todavía'.

Sólo hace falta darse un paseo por los terrenos del hospital, sin embargo, para comprobar que 'ahí' sí hay una enorme construcción, de hormigón, con forma rectangular y muy pocas ventanas, una planta de unos 600 metros cuadrados y una altura equivalente a un edificio de tres pisos.

El Ministerio de Defensa, por su parte, manifestó ayer desconocer si la licencia de obras había sido concedida o no. Un portavoz del ministerio aseguró que el tipo de contrato que mantiene con la Unión Temporal de Empresas (UTE) es 'de tracto y no de servicios'. El contrato 'de tracto', según este portavoz, implica que Defensa comprará el calor y la electricidad a la UTE, pero que la construcción, mantenimiento, gestión y explotación son responsabilidad de la UTE. 'Es ella la que debe gestionar todos los trámites administrativos y requisitos legales de la instalación', manifestó este portavoz.

EL PAÍS contactó ayer con el director del proyecto de la empresa Servicios y Proyectos Avanzados, SA, pero éste declinó ofrecer su versión sobre este asunto: 'Es una instalación militar y nosotros no podemos hacer delaraciones sobre ella', manifestó el responsable del proyecto.

Cuando Urbanismo compruebe que la planta de cogeneración ya está construida sin la licencia pertinente abrirá un expediente sancionador, según fuentes municipales. Las empresas constructoras deberán entonces demostrar que el proyecto cumple con toda la normativa vigente y proceder a la legalización del edificio. En caso contrario, la instalación deberá sufrir las modificaciones oportunas para ajustarse a lo que establecen las ordenanzas municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 2002