Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Girona desplaza a Ceuta como primer punto de devolución de inmigrantes indocumentados

Interior repatrió por Francia a 18.585 extranjeros en los siete primeros meses de 2002

En 1997 fueron repatriados por la frontera de Ceuta con Marruecos 10.486 inmigrantes indocumentados, mientras que por el punto de La Jonquera, entre España y Francia, sólo fueron devueltos 744. Este año se han vuelto las tornas. En los siete primeros meses de 2002 han sido devueltos por La Jonquera nada menos que 18.585 extranjeros, mientras que las repatriaciones por Ceuta se redujeron a 3.565. La provincia de Girona se convierte así en el principal punto de expulsión, retorno y devolución de inmigrantes irregulares.

La mayoría de los inmigrantes indocumentados procedían de países del Este de Europa. Las estadísticas del Ministerio del Interior no diferencian entre extranjeros expulsados, devueltos o repatriados, sino que engloban todas las categorías bajo este último término. Según esas estadísticas, entre el 1 de enero y el 31 de agosto, fueron repatriados desde España 43.690. De ellos, 9.843 eran rumanos; 1.670, búlgaros; 969, ucranianos, y 779, polacos.

Casi todos estos ciudadanos del Este fueron detenidos cuando intentaban entrar en España en trenes y autocares. Los primeros fueron interceptados por agentes de policía en la estación de Port Bou; los segundos, por patrullas móviles de la Guardia Civil en las carreteras de La Jonquera.

Tras Girona, Madrid es la provincia desde la que han sido repatriadas más personas. La mayoría, de nacionalidad ecuatoriana. En los ocho primeros meses del año han sido expulsadas de la capital 4.274. Un porcentaje importante no ha pasado de los controles policiales del aeropuerto de Barajas. Otras, cuyo número no ha precisado el Ministerio del Interior, fueron detenidas después de que caducaran sus permisos de turista, embarcadas en aviones y trasladadas a Quito.

Completamente distinto es el caso de Ceuta, que figura en tercer lugar del ranking (3.565 repatriados). La presión migratoria que soportan las fronteras de la ciudad autónoma es enorme. Marroquíes, argelinos, nigerianos y paquistaníes, entre otros, aprovechan el menor descuido de las fuerzas del orden para entrar en territorio español. A las devoluciones diarias de marroquíes en el mismo paso fronterizo hay que sumar los traslados desde otros puntos de España para entregarlos a las autoridades de su país en la frontera del Tarajal.

Los subsaharianos

También Cádiz (2.929 repatriados) es un punto importante de expulsión de extranjeros indocumentados. La mayoría son magrebíes y subsaharianos que arriban a las costas de Tarifa en lanchas semirrígidas y son detectados por los radares y las cámaras térmicas del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) e interceptados por las patrulleras de la Guardia Civil. Con los subsaharianos sucede que su expulsión es complicada porque no traen documentación y resulta difícil precisar su nacionalidad. Además, pocos países los admiten como ciudadanos. Por ello son puestos en libertad con una orden de expulsión en el bolsillo, lo que les impide trabajar y les empuja a la marginación y, consecuentemente, a la delincuencia.

Tras Cádiz, Gran Canaria es el lugar desde el que más repatriaciones se realizan (2.056). La mayoría, marroquíes y subsaharianos que llegan a Fuerteventura y a Lanzarote en pateras. Pero también de ecuatorianos y colombianos que aterrizan en las islas con un visado de turista que luego dejan caducar. A mucha distancia de las ciudades mencionadas figuran Barcelona (823 repatriaciones) y Melilla (175). En el furgón de cola está Álava, con una sola repatriación.

Por países de procedencia, el mayor número de repatriados corresponde a Marruecos (13.854), Rumania (9.843), Ecuador (2.763), Argelia (1.778), Bulgaria (1.670) y Nigeria (1.284). Con todos estos países, salvo Bulgaria. ha firmado España convenios de inmigración.

En la lista figuran ciudadanos de 159 países, algunos tan lejanos como India (259 repatriados), Japón (12) o Vietnam (8), o tan exóticos como las Islas Salomon (1) o Tonga (2). Sorprenden especialmente los 2.514 ciudadanos de 'nacionalidad desconocida' repatriados. Ninguna de las fuentes de la Delegación del Gobierno de Extranjería e Inmigración ha explicado con suficiente claridad a este periódico cómo es posible repatriar a ciudadanos cuya nacionalidad se desconoce.

Recientes declaraciones del secretario de Estado del ramo, Ignacio González, en el sentido de que 'es necesario reforzar la política de expulsiones', así como las instrucciones de mandos policiales, hacen pensar que las salidas masivas de extranjeros aumentarán en los próximos meses. Aunque no a un ritmo tan fuerte como las llegadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de noviembre de 2002