Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Carew aparca su lado frívolo

'Ahora sólo estoy centrado en el fútbol', afirma el noruego, una de la sorpresas del Valencia este curso, que asegura estar dispuesto a deshacerse de su Ferrari

John Carew (Oslo, 1979) tenía en enero pasado los dos pies fuera del Valencia y ahora los tiene más dentro que nunca. Paradojas del fútbol, el noruego fue carne de banquillo el pasado curso y ahora es titular indiscutible, condición que reforzó el martes en Anfield.

¿Quién lo iba a decir hace unos meses, cuando el Valencia quiso quitárselo de encima a toda costa? Y a punto estuvo de hacerlo si no llega a ser porque el Fulham inglés reventó el traspaso alegando que Carew sufría una lesión en la rodilla. De ahí, hasta el final de temporada, el delantero noruego fue tan prescindible como cualquier otro punta del equipo, pues a Rafa Benítez no le convencía ni Carew ni Salva ni Sánchez ni Mista.

Exprimido por Cúper en la campaña 2000-2001, en la que marcó 11 goles en la Liga, la llegada de Benítez frenó en seco la progresión del corpulento delantero (mide 1,94 y pesa 94 kilos), fichado por el Valencia al Rosenborg en junio de 2000. El preparador madrileño relegó al ostracismo a Carew, de quien comenzó a escribirse sólo sobre su lado más frívolo: que si se pirraba por los coches deportivos, que si salía noche sí noche también... Acabó el curso marcando sólo un gol, con el cartel de transferible colgado del cuello.

Pero todo, en cuestión de poco tiempo, ha cambiado en torno a Carew, una de las sorpresas de la temporada. ¿Por qué? 'Ahora sólo pienso en jugar al fútbol. Estoy más centrado. Además, me he quitado cuatro o cinco kilos de encima. Me siento más ágil y rápido', afirmó ayer Carew.

En Anfield, Carew mostró su mejor versión, su nuevo perfil. Es allí en Inglaterra donde el noruego siempre ha tenido un gran cartel. Todo lo contrario ocurre en Mestalla, que siempre ha recelado de su corpachón y maneras. Quizá ahora, la afición valencianista comienza a valorar a Carew, un futbolista que ha reforzado su autoestima y mejorado sobremanera. 'Benítez me ha ayudado mucho; habla a menudo conmigo, me da consejos. Es una de las personas que ha contribuido a que vuelva a centrarme en el fútbol', explica el futbolista.

En efecto, Benítez ha trabajado con Carew a conciencia, hasta volver a encauzar al delantero noruego, por quien muchos ya no daban un duro. El cambio es tan profundo en Carew, que lleva cinco goles este curso entre la Liga y la Liga de Campeones, que incluso ha pensado en deshacerse de su Ferrari: 'Estoy cansado ya de los coches deportivos; necesito uno más seguro'.

El Valencia, tras su victoria en Anfield, ha asegurado su pase a la segunda fase como primero de grupo. Y lo ha hecho con una solvencia encomiable: está invicto, es el equipo que más goles lleva junto con el Madrid y el Manchester y es el que más puntos suma (12) tras el Barcelona (15). Además, rompió en Anfield una racha nefasta: hacía 41 años que no ganaba en Inglaterra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de noviembre de 2002