Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU apela al 'voto útil' para impedir la victoria de Maragall en las autonómicas

Duran afirma que la investigación judicial no perjudicará los intereses electorales de CiU

La dirección de Convergència i Unió (CiU) hizo ayer a los cuadros de la federación un encendido llamamiento a la movilización para frenar el avance del socialista Pasqual Maragall e invertir unos pronósticos electorales que no son muy halagüeños para Artur Mas. Ante el peligro real de una fuga de votos por la derecha e izquierda, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, apeló al voto útil porque, aseguró 'sólo hay dos alternativas, Mas o Maragall'.

Ante un ciclo electoral para el próximo año que el mismo Duran calificó de 'decisivo para CiU', no en vano se juega la presidencia de la Generalitat retenida durante 23 años, la cúpula de la federación trató de insuflar ánimos a sus cuadros del consejo nacional. Jordi Pujol, Artur Mas y Duran Lleida llamaron a mantener la 'ilusión y la confianza' para saldar con resultados positivos el periodo electoral que se avecina: municipales, autonómicas y generales. En público, los tres dirigentes aseguran no dar crédito a las encuestas, pero ayer en el consejo nacional a puerta cerrada quisieron lanzar un mensaje de optimismo al afirmar que 'las cosas están muy justas'.

El objetivo de CiU, afirmó Duran Lleida en rueda de prensa, es conseguir un 'amplio apoyo electoral' para poder sacar adelante el programa nacionalista. La empresa no es nada fácil. Primero, señaló el líder democristiano, CiU debe consolidar su base electoral para lo cual deberá recuperar los 200.000 votos abstencionistas de las pasadas autonómicas de 1999 y, segundo, 'ampliar sus fronteras' hacia la derecha del PP y hacia la izquierda nacionalista de Esquerra Republicana.

Convergència i Unió deberá aplicarse a fondo si quiere arañar votos al resto de los partidos. Duran pareció ayer haber hallado la fórmula: arremeter contra el PP, los socialistas y Esquerra Republicana. De los populares dijo que sólo desean la victoria de Maragall por intereses electorales; a los socialistas les acusó de no ser una alternativa creíble y sobre Esquerra afirmó que no tienen 'madurez ni capacidad para gobernar'. Aunque Duran identificó al PSC como autor de la frase contra Esquerra, pareció olvidar que el propio Jordi Pujol ya la pronunció en el último debate de política general, lo cual irritó profundamente al líder independentista, Josep Lluís Carod Rovira.

Para granjearse apoyos en las filas del Partido Popular, su aliado parlamentario durante seis años y del que ahora pretenden distanciarse, el líder de Unió anunció que CiU resaltará los aspectos sociales de la propuesta de Mas de elaborar un nuevo Estatuto para la próxima legislatura.

Proceso judicial

Los consejeros nacionales de CiU sólo escucharon ayer mensajes optimistas de sus dirigentes. Ni una frase para el desaliento. El caso Pallerols, que esta semana ha regresado al primer plano informativo tras levantarse el secreto del sumario y conocerse las acusaciones del fiscal, no apareció en escena. Tan sólo surgió en la conferencia de prensa posterior al consejo nacional y sirvió para que Duran negara que la investigación del caso, sobre presunta financiación irregular de Unió, puede restar votos a la federación en las próximas elecciones autonómicas.

Duran Lleida se reafirmó en su inocencia y se esforzó en quitar importancia a las últimas revelaciones judiciales. El líder de Unió aseguró que en los más de 2.000 folios del sumario no 'hay nada nuevo', mostró su plena confianza en la Justicia y agradeció al Partit dels Socialistes sus prudentes declaraciones sobre este asunto. Los dirigentes socialistas han rechazado pronunciarse sobre el caso Pallerols hasta que exista una resolución judicial en firme, aunque han vuelto a reclamar una comisión parlamentaria de investigación.

Pero Duran también quiso mandar una advertencia a los medios de comunicación, a sus adversarios políticos y a la fiscalía. A la prensa le recriminó que sólo publique los 'aspectos negativos' de la investigación y eluda los positivos, como por ejemplo el levantamiento de la mayor parte de los fondos para la formación de parados retenidos por las autoridades comunitarias. Y a los partidos de la oposición les dijo: 'Si alguien tiene la intención de ganar las elecciones a través de los juzgados, se equivoca'.

El líder de Unió también avisó a todas las partes del proceso judicial y, en especial, a la fiscalía de que utilizará todas las 'iniciativas y derechos constitucionales' para defenderse. Y consideró 'inaceptable' que el fiscal le acuse de 'intimidar' a una testigo que le había incriminado en el caso, según Duran, sin 'pruebas'.

Apoyo del Gobierno

Si el viernes Duran recibió el apoyo del consejero de Trabajo,el democristiano Lluís Franco, ayer fue el consejero de Justicia, Josep Delfí Guàrdia -ambos propuestos por Unió Democràtica-, quien se reafirmó en la inocencia del líder de Unió y en que no existió financiación irregular del partido a través de las ayudas europeas para parados.

Guàrdia, que evitó manifestarse sobre las últimas revelaciones judiciales y acerca de la acusación del fiscal, se mostró convencido de que 'la verdad resplandecerá a favor de las tesis que se han venido defendiendo desde el Gobierno de la Generalitat y desde Unió'.

El consejero, tras defender la inocencia de Unió -partido en el que no milita-, agregó que ahora hay 'que poner serenidad sobre este asunto y dejar trabajar a los órganos jurisdiccionales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de octubre de 2002