La Vaguada respetará la cascada y las áreas de descanso de Manrique

Las obras de reforma terminarán a finales de año

La dirección del centro comercial La Vaguada respetará finalmente la cascada y las áreas de descanso diseñadas por el artista lanzaroteño César Manrique. Hace un mes, la fundación que vela por el patrimonio del artista emitió un duro comunicado en contra de las obras, al considerar que agredían el 'espíritu' del que Manrique y el arquitecto José Ángel Rodrigo quisieron dotar al centro comercial.

La dirección del centro comercial decidió ralentizar las obras de remodelación de La Vaguada después de que hace un mes miembros de la Fundación César Manrique visitasen las obras y manifestasen su disconformidad con las mismas, ya que, a su juicio, la reforma agrede el 'espíritu' que Manrique y el arquitecto José Ángel Rodrigo quisieron dar al centro.

'Nuestra intención no ha sido nunca vulnerar el espíritu de Manrique. Todo lo contrario: lo respetamos. Hemos decidido mantener la cascada exterior y las áreas de descanso porque sabemos que las obras han producido cierta sensiblización. Estamos en conversaciones con la fundación porque queremos remodelar estos elementos y no eliminarlos', explicó ayer un portavoz del centro. La cascada, por ejemplo, será reformada porque actualmente produce muchas humedades. 'Queremos hablar con todo el mundo y buscar soluciones', añadió.

La edil socialista Marta Rodríguez-Tarduchy aplaude las medidas tomadas por la dirección de La Vaguada. 'Creo que es un paso adelante porque La Vaguada es un lugar de encuentro para los vecinos del barrio del Pilar. Lo más importante es que se mantenga el equilibrio que supuso la edificación del centro en los años ochenta y que concilió, a través del diseño de César Manrique, los intereses de los vecinos y los empresariales', apuntó la concejal.

Las obras sí van a cambiar otros elementos del diseño original, como los techos o las entradas en forma piramidal. Estas reformas, que también han sido criticadas por la fundación, son necesarias, según el centro, porque los elementos que se utilizaron en los ochenta han quedado obsoletos. El techo antiguo, por ejemplo, estaba podrido en algunas zonas. 'Hay que tener en cuenta que éste es un centro comercial que visitan miles de personas al día y que tenemos que hacerlo cómodo', señalaron desde La Vaguada.

La reforma incluye la peatonalización de la calle de Monforte de Lemos y el soterramiento de los pasos de peatones (actualmente está cortada en varios puntos por las entradas y salidas al aparcamiento del centro comercial). Además, la terraza tendrá un jardín nuevo de 2.000 metros cuadrados y un parque infantil 'para responder a las necesidades de los vecinos'. Las obras de reforma, según la dirección, estarán concluidas antes de que termine el año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de octubre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50