Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacho Goberna regresa en solitario a la música con 'Transparente'

El cantante sigue fiel al sonido donostiarra

El que fuera cantante y compositor de La Dama Se Esconde, Nacho Goberna, regresa en solitario a la música con Transparente, un debú revelador para uno de los artífices del sonido donostiarra. Su regreso aporta a estos tiempos el gusto por la melodía, las letras cuidadas y el arreglo con mimo, una necesidad a la que se ha visto abocado tras años dedicado por entero al mundo de Internet. 'Vuelvo por necesidad de compartir', dice el músico.

Han pasado casi diez años desde que disolvió La Dama Se Esconde. Con el grupo donostiarra, Goberna legó al pop español de los ochenta piezas tan incontestables como Princesa, Capturado o La Tierra de los sueños, canciones que no le reportaron grandes ventas de discos, pero sí prestigio y reconocimiento.

El pop donostiarra padece una especie de síndrome: gusta a críticos, pero no llega al gran público. 'No entiendo el mercado', dice al respecto Nacho Goberna. 'No es fácil comprender por qué en San Sebastián los grupos son tan buenos, y luego no pasa nada con ellos. Pero tampoco creo que lo más importante sea vender doscientos mil discos'. Lo que le pasó a La Dama Se Esconde, tras casi una década de trabajo y de entregar siete discos preciosistas, cargados de poesía y melodías, es lo mismo que ocurrió, u ocurre, con Family, La Buena Vida, 21 Japonesas, Sanchís y Jocano o Le Mans.

A excepción de Duncan Dhu, en los ochenta, y La Oreja de Van Gogh, en los noventa, y últimamente Alex Ubago, los grupos que consolidaron el sonido donostiarra se han quedado como la gran reserva de los valores del pop hecho con buen gusto. Ese espíritu se manifiesta todavía en el regreso en solitario de Nacho Goberna: 'Las canciones de Transparente, están grabadas con muchas guitarras acústicas. Me interesa ese sonido cristalino, y no hemos metido vientos ni nada de lo que no me gusta ahora'.

Su casa ha sido el laboratorio donde las nueve canciones del disco se han gestado y han ido cogiendo forma. 'Ha sido como mi refugio. He podido trabajar a la hora que me apetecía. Creo que en el disco se nota esa relajación y el amor que he puesto en cada nota', aclara el cantante, que ve en Transparente la posibilidad de redimirse de tantos años alejado de la música activa dedicado de lleno al diseño de páginas web. El álbum se grabó entre septiembre de 2001 y mayo de 2002, así que 'están presentes todas las estaciones del año'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 2002