Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ignacio Amestoy obtiene el Premio Nacional de Literatura Dramática

El galardón le fue concedido por su obra 'Cierra bien la puerta'

El periodista y autor Ignacio Amestoy (Bilbao, 1947) recibió ayer el Premio Nacional en la modalidad de Literatura Dramática, dotado con 15.000 euros, por su obra Cierra bien la puerta, una comedia dramática estrenada y publicada el pasado año. El autor afirmó ayer que hay muy buenos autores en estos momentos en España, 'pero los empresarios buscan el teatro del pelotazo, creen que esto, en vez de arte, es una franquicia más'.

Cierra bien la puerta tuvo una exitosa gira el pasado año tras su estreno en diversas ciudades españolas, pero tuvo que suspender sus representaciones al llegar a Madrid por enfermedad de la actriz Beatriz Carvajal, que compartía escenario con Ainhoa Amestoy y Elisenda Rivas, bajo la dirección de Francisco Vidal.

La obra enfrenta a dos generaciones, la del 68, personificada por una periodista de investigación, entregada a su trabajo, y una hija, que habla varios idiomas, con la carrera y varios masters terminados y en paro. La publicación de una gran exclusiva por parte de la madre posibilita un encuentro real entre ellas. 'El personaje de la periodista lo he tratado con mucho cariño porque sé de los esfuerzos del oficio y, sobre todo, de la irrupción de la mujer en él; de las Carmen Rico Godoy o Maruja Torres, en un universo bastante machista como es el del periodismo', dice Ignacio Amestoy.

Amestoy, que conoció ayer la noticia de su galardón mientras explicaba a sus alumnos El gran mercado del mundo de Calderón, como profesor titular en la Real Escuela de Arte Dramático de Madrid, es autor también de Guernika, un grito 1937; Doña Elvira, imagínate Euskadi; Durango, un sueño 1439 (su trilogía vasca); Pasionaria, no ¡pasarán!; Ederra, La zorra ilustrada, Samaniego en el Madrid de Carlos III, Violetas para un borbón, o la trilogía dedicada a la comedia dramática, de la que forma parte la obra premiada, junto a Chocolate para desayunar y El demonio de los ángeles, obra que estrenará el próximo mes de diciembre.

El autor, que también ha recibido, entre otros galardones, el Premio Lope de Vega en dos ocasiones, afirmó ayer que en estos momentos hay muchos y buenos autores: 'Pero los empresarios buscan el teatro del pelotazo, quieren productos, no proyectos, no tienen confianza en nuestra propia oferta y prefieren tomarla de Broadway o del West End, como si esto en vez de arte fuera una franquicia más del tipo de Benetton o MacDonalds'.

Ignacio Amestoy recuerda que en este momento hay varias generaciones de dramaturgos superpuestas: herederos de las vanguardias, realistas, el nuevo teatro, la de la transición a la que él pertenece, la generación del 57 y la de los alternativos.

Como finalistas del galardón quedaron los autores Rodolf Sirera, con La mirada del alquimista, y Laila Ripoll, con Atra Bilis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de octubre de 2002