Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las diferencias entre Junta y Gobierno bloquean las ayudas a más de 100 proyectos de investigación

Los afectados se quejan de que la pugna política 'machaca' su trabajo

La ciencia se ha topado con la política. Las discrepancias entre la Junta y el Gobierno mantienen congeladas las subvenciones a un centenar de proyectos de investigación en los hospitales públicos andaluces. El Ministerio de Sanidad no libra el dinero de las ayudas porque el Servicio Andaluz de Salud (SAS) no está al corriente en los pagos del IRPF de sus trabajadores. Algunas fundaciones han tenido que adelantar recursos para evitar la paralización de los trabajos, pero advierten de que si la situación se prolonga supondrá la 'quiebra' de esas instituciones.

Los afectados reprochan que, con su pugna política, ambas administraciones están 'machacando la investigación'. El problema se produce porque a la hora de librar una subvención para un proyecto autorizado, el Instituto Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, exige que se certifique que la institución en la que se desarrolla no tiene deudas con la hacienda pública.

Como el SAS debe a la Agencia Estatal Tributaria una cantidad que no concreta del IRPF de sus trabajadores, los investigadores no pueden cubrir ese requisito y Madrid retiene el dinero. Este criterio se aplica a rajatabla con todas las comunidades por igual. Según los afectados, las discrepancias políticas no son entre la Consejería de Salud y el Ministerio, sino 'entre las haciendas central y autonómica que no se ponen de acuerdo en determinadas compensaciones'.

Los investigadores se proclaman al margen de estas disputas, pero acusan a ambas administraciones de estar 'machacando' su trabajo con sus pugnas. 'Por una batalla política no se está llevando a cabo la ayuda prometida tan en voz alta por los partidos. Se está machacando la investigación. Los políticos se llenan la boca con proyectos que luego son incapaces de defender', se queja un investigador.

El temor a represalias por denunciar esta situación es tal que todos los profesionales consultados prefirieron guardar el anonimato. Los afectados estiman que hay más de un centenar de proyectos en el aire. 'Nos sentimos indefensos, es un daño terrible para la investigación', apuntó otro perjudicado. Fundaciones como la del hospital Carlos Haya de Málaga o la del Virgen de Rocío de Sevilla han tenido que adelantar recursos para que los estudios no se paralicen, ya que no han recibido ni un euro de las partidas correspondientes a este año. En Málaga hay 25 proyectos afectados por una cuantía de 600.000 euros. En Granada, la retención perjudica a 10 investigaciones y el dinero congelado asciende a 120.000 euros. Los otros centros no concretaron cifras. 'Aunque algunas fundaciones hayan adelantado recursos, la situación no puede prolongarse porque puede suponer la quiebra de esas instituciones', apuntó un investigador.

Las ayudas del Instituto Carlos III representan alrededor de la tercera parte de la financiación de los proyectos. No todos los investigadores manifestaron el mismo malestar. Un profesional del hospital Reina Sofía de Córdoba achacó los retrasos a la tardanza burocrática habitual y aseguró que en su hospital, aunque aún no ha cobrado las ayudas de 2002, la situación es normal: 'No hemos recibido ninguna notificación acerca de que los proyectos no se vayan a hacer efectivos y de que tengamos que replantearnos nuestro trabajo'.

En los hospitales de Málaga y Granada, los profesionales son más críticos porque temen perder las subvenciones concedidas. 'Lo que figura en los Presupuestos Generales del Estado, si no se gasta, se pierde. Si el Ministerio de Sanidad cierra el ejercicio, nosotros tendríamos que justificar gastos por un dinero que no hemos recibido. Se pueden perder proyectos. Además, las fundaciones puede que no recuperen los recursos que han adelantado', explica un investigador. La retención de los fondos por parte del Ministerio repercute sobre la contratación de investigadores, becarios y sobre el pago a proveedores.

El SAS dice que está 'acelerando' una solución para que 'próximamente' los proyectos reciban los recursos. 'Se ha iniciado un expediente para pagar por adelantado y luego cobrarlo nosotros', apuntó un portavoz, quien no precisó ni cuándo comenzó ese trámite ni cuándo percibirán los fondos las fundaciones.

Representantes de fundaciones de hospitales públicos de Andalucía estiman que la comunidad es la tercera en número de proyectos, pero que es la que peor está en cuanto al apoyo que reciben sus investigadores. Un profesional resume: 'Esta situación supone aplastar a los débiles. No sé quien tiene la culpa, si la Junta o el Ministerio, pero nosotros estamos al corriente, el que no está al corriente es el SAS. Y el Ministerio iguala fundaciones a SAS y no nos paga porque no nos reconoce como instituciones independientes. Y todo por una pugna política'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 2002