Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo andaluz cree que el Zaplana rectificará

Sevilla / Jaén

La Junta de Andalucía cree que el Gobierno central, finalmente, también rectificará el único punto de la reforma laboral en el que hasta ahora no ha cedido: su decisión de suprimir paulatinamente el subsidio agrario. A principios de semana, el ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, asumió siete de las ocho propuestas de los sindicatos CC OO y UGT para modificar el decretazo, pero mantuvo que en el punto referido al subsidio agrario el Gobierno no podía ceder más.

Desde entonces, al Gobierno le han llovido las críticas desde Andalucía por su negativa a cambiar este punto. No obstante, el consejero de Empleo, José Antonio Viera, se mostró ayer convencido de que con el subsidio agrario va a ocurrir lo mismo que con el resto de los puntos conflictivos del decretazo, es decir, que se rectificará, en especial tras la posición crítica mostrada por Asaja, la patronal agraria.

Viera dijo que Asaja es 'quien mejor ha escenificado el error que ha cometido el Gobierno' al plantear la desaparición del subsidio agrario, medida a la que la organización agraria se ha opuesto 'en defensa de sus intereses'. A su juicio, los empresarios son 'conscientes' de que en el ciclo de recogida de cosechas, que se ha iniciado con el de la aceituna, 'lo que menos necesitan en la actualidad es la confrontación entre los intereses de los trabajadores y de los empresarios'.

Por su parte, el consejero de Presidencia, Gaspar Zarrías, se mostró ayer contundente en el mensaje que dirigió al Gobierno para que rectifique el decretazo en lo referente al subsidio agrario: 'Los andaluces no están dispuestos a consentir una afrenta de este calibre ni a pagar las peleas fratricidas que hay en el PP por la sucesión de Aznar'. Zarrías cree que el Ejecutivo central tiene una buena oportunidad de derogar el decretazo y volver a la situación anterior en la reunión que mañana lunes mantendrá Zaplana con los líderes sindicales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, José María Fidalgo. 'No queremos llegar a una situación que nadie desea', advirtió el consejero, para quien el Gobierno está utilizando el subsidio agrario como 'arma arrojadiza' contra los ciudadanos andaluces. 'No vamos a ser moneda de cambio en ninguna negociación, Andalucía no lo va a consentir', remarcó Zarrías.

Bodas y canonizaciones

Para el titular de Presidencia, el Gobierno de Aznar 'está más preocupado de bodas, canonizaciones y luchas internas que de resolver los problemas a los trabajadores del campo de Andalucía'.

Mientras, la presidenta del PP, Teófila Martínez, dijo ayer que ha pedido al Gobierno central que dote al campo andaluz de instrumentos para que los trabajadores 'no dependan de un subsidio' y sí de un 'sistema moderno de renta' para los jóvenes que no puedan acceder a 'un puesto digno dentro y fuera del campo'. Martínez señaló que ha instado al Gobierno a 'aprovechar la oportunidad' de abordar esta cuestión ante la disposición de los sindicatos a negociar el contenido del decretazo.

En respuesta a las declaraciones del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, en las que aseguraba que 'el campo andaluz está indignado', Martínez dijo que el 'culpable' de esta situación es él, y que lo que le sucede al campo andaluz es que 'está resignado'. Aseguró que Chaves es el 'responsable máximo' de que la comunidad necesite un 'tratamiento distinto' para los trabajadores del campo respecto al resto del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 2002