Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos tres cargos de Batasuna por convocar protestas contra la suspensión

Los encarcelados por la Sala de lo Penal estaban ya procesados por el juez Garzón

La Audiencia Nacional ordenó ayer la detención de tres dirigentes de Ekin y Batasuna, Ruben Nieto, Paul Asensio y Francisco Javier Balanzategi, que se encontraban en libertad provisional. Las detenciones tuvieron lugar en Bilbao y Algorta (Vizcaya) y la Sala de lo Penal, a petición del fiscal Enrique Molina, decretó su ingreso en prisión para evitar que sigan delinquiendo. La decisión de la Audiencia se ha interpretado en medios jurídicos como un respaldo al juez Garzón, puesto que el sumario por la financiación de ETA y su entorno, que incluye lo relativo a Ekin, está ya concluido y pendiente de juicio.

Ruben Nieto, Paul Asensio y Francisco Javier Balanzategi fueron procesados por Garzón el 31 de julio de 2001 por ser dirigentes de Ekin, que a su entender constituye la codirección política del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) en España, aunque subordinada a la dirección de ETA. El magistrado les imputa un delito de pertenencia a banda terrorista.

'Las funciones asignadas a Ekin, que se sirve de la doble militancia y cuyos miembros son comisarios políticos de ETA, son', según el auto de Garzón, 'las de cohesionar y ser el norte del conjunto de la izquierda abertzale, unida a la dinamización de la misma'. Es decir, 'las funciones de codirección que KAS ejercía con ETA, así como dirigir la kale borroka'.

Ahora han sido detenidos y encarcelados de nuevo para evitar que sigan realizando la función de dinamizar al entorno de ETA con convocatoria de manifestaciones en favor de Batasuna, cuyas actividades fueron declaradas ilícitas por el magistrado el pasado 26 de agosto.

Los tres detenidos fueron mencionados como organizadores de las manifestaciones convocadas en favor de Batasuna por el también dirigente de Ekin Iker Casanova, arrestado el 13 de septiembre de este año por participar en la organización de la manifestación del pasado 14 de septiembre convocada con el lema 'Gora Euskal Herria' y que concluyó con su disolución por efectivos de la Ertzaintza.

En su declaración ante Garzón, Casanova implicaba a Nieto, Asensio y Balanzategi en las convocatorias de manifestaciones. Sin embargo, Garzón, no podía ordenar su detención porque el sumario por el caso Ekin ya está concluido y es la Sala de lo Penal la competente para adoptar las medidas cautelares que considere pertinentes.

Así, Garzón trasladó a la Sala las manifestaciones de Casanova y ésta, a petición del fiscal, ordenó la detención para evitar la reiteración delictiva.

Uno de los detenidos, Paul Asensio, responsable de Ekin en Vizcaya, según el auto de Garzón es el responsable de coordinar la lucha callejera o kale borroka a través de la organización juvenil del entorno etarra Jarrai-Haika-Segi.

Asensio coordinó la violenta respuesta de la izquierda abertzale tras la muerte de los etarras Patxi Rementeria, Ekain Ruiz, Urko Gerrikagoitia y Zigor Arambarri, el 7 de agosto de 2000 en Bilbao, cuando estalló el explosivo que transportaban.

Por otro lado, los etarras José Luis Urrusolo Sistiaga, Langile, e Idoia López Riaño, Tigresa, fueron condenados ayer a 38 años de prisión cada uno como autores de delitos de pertenencia a banda armada, depósito de armas de guerra, tenencia de explosivos y falsedad documental continuada. Los delitos fueron cometidos durante su pertenencia al comando Ekaitz de ETA, que operó en Zaragoza, Tarragona, Alicante, Murcia, Valencia y Barcelona entre octubre de 1991 y marzo de 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de octubre de 2002