Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

620 plazas de garaje de unos edificios del lvima están sin utilizar desde hace cinco años

Los vecinos, residentes en Vicálvaro, denuncian que la basura se acumula en los recintos

Para los residentes de cinco bloques de pisos del Ivima (Instituto de la Vivienda de Madrid) en Valdebernardo (Vicálvaro), entrar en su plaza de garaje es como una utopía. Los vecinos de esta zona llevan cinco años esperando que el Ivima dé luz verde a la utilización de los aparcamientos, terminados pero sin uso. La espera ha acarreado la acumulación de basuras, la visita de las ratas y la aparición del vandalismo. Mientras, los vecinos dicen soportar una avalancha de multas por aparcar en la calle. El Ivima atribuye el retraso a problemas de 'protocolo'.

Los cinco bloques que tienen completamente inutilizadas sus plazas de garaje, pese a estar terminadas, se hallan en las calles de Indalecio Prieto, Pergamino y Copérnico. Son cinco comunidades de vecinos que en total suman 620 aparcamientos prácticamente condenados a la desidia. O al menos así parece, dado el estado de abandono en el que se encuentran. En el bloque 48, por ejemplo, se acumulan la basura y las ratas y el deterioro es evidente.

La mayoría de los habitantes de estos edificios son realojados. Algunos vivían en zonas de San Blas, Fuencarral y Carabanchel, y llegaron al barrio de Valdebernardo cinco años atrás. Muchos de ellos, según afirma un portavoz vecinal, son de etnia gitana y se dedican a la venta de chatarra. 'A veces la gente llega al barrio a las tres de la madrugada, después de recoger chatarra, y no encuentra aparcamiento. Lo paradójico es que esto ocurra teniendo bajo sus casas suficiente espacio disponible. Entonces tienes que optar por poner el coche en cualquier parte y soportar las multas', señala este portavoz.

A concurso

Cuando los vecinos se fueron a vivir a Valdebernardo, el Ivima adquirió el compromiso de sacar a concurso las plazas de garaje y, en ese proceso, darle prioridad a los residentes. Las plazas sin adjudicar serían subastadas. Pero nada de eso ha sucedido y mientras tanto, la basura y el vandalismo crecen en los locales. Un portavoz del Ivima ofrece como explicación que su interés principal son las casas, no los garajes. Para que los vecinos puedan utilizar sus aparcamientos se hace necesario un estudio que indique cuántos tienen posibilidad de adquirir una plaza; además, hay que pedir licencias de ocupación y se tienen que llevar a cabo varias visitas de técnicos e inspectores. ¿Y por qué, en cinco años no ha sido posible tal trámite? 'Cuestión de protocolo', responde el portavoz del Ivima.

En el caso del bloque 48, los vecinos han adquirido sus casas con la plaza de garaje incluida. Pero ni con esta circunstancia a su favor han podido hacer uso del aparcamiento. 'Yo esto lo veo muy mal. Ya nos tendrían que haber entregado nuestras plazas. Algunas personas ya han pagado su casa. No es justo que, como no tenemos sitio para aparcar, nos estén acribillando a multas por aparcar en la calle', señala el presidente de la comunidad.

Desde el Ivima explican que en el caso de este bloque el retraso obedece a que el Ayuntamiento no ha concedido aún la licencia de funcionamiento del garaje. Pero la presidenta de la Junta Municipal de Vicálvaro, Carmen Torralba, del PP, asegura que nadie ha cursado la solicitud. Y añade: 'En varias ocasiones se ha requerido al Ivima para que le ponga solución a este problema. Es este organismo el que tiene que responder por el retraso'.

Las plazas de aparcamiento de otro de los bloques afectados, el número 42, se empezarán a comercializar antes de fin de año y con un descuento del 30% para los residentes sobre los 6.000 euros que cuesta cada garaje, según el Ivima. Pero la suerte no estará con las otras comunidades vecinales que reclaman el uso de sus aparcamientos. Los actos vandálicos de los que han sido objeto retrasarán mucho más su puesta en marcha y tendrán que ser rehabilitadas. 'Si esto sigue así vamos a cortar la M-40. O a lo mejor vamos a poner a los niños a jugar al fútbol en el garaje', se queja un vecino.

La portavoz del PSOE en Vicálvaro, Isabel Vilallonga, tacha de 'despilfarro' la situación de los vecinos de Valdebernardo. 'Parece que los propietarios de una vivienda pública no tienen derechos. Desde luego la eficacia de la que presume Alberto Ruiz-Gallardón es humo y vamos a pedir explicaciones', señala Vilallonga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002