Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deutsche Telekom suprimirá 8.000 empleos más, hasta los 30.000, para superar la crisis

Deutsche Telekom despedirá a más gente, y lo hará más rápido de lo que planeaba. El antiguo monopolio alemán informó ayer, mediante un escueto comunicado, de que no basta con la reducción de los 22.000 puestos de trabajo que ya había anunciado para superar su crisis, su montaña de deudas y salvarse del desastre. Ahora serán casi 30.000 en total. 'Lo más prioritario', dijo un portavoz, 'es reducir la deuda' para escapar de la debacle que azota al sector de las telecomunicaciones en Europa.

Si alguien pensaba que el jefe interino de Deutsche Telekom, Helmut Sihler, de 71 años, iba a evitar tomar medidas radicales durante su mandato, a la espera de que el Gobierno alemán, que posee el 43% de la compañía, nombre a un sucesor definitivo, puede ir desechando la idea.

El antiguo monopolio anunció ayer sus planes para reducir la plantilla. Son contundentes: 7.200 puestos de trabajo este año; 14.000 el año que viene, y otros 8.300 los dos siguientes. Total 29.500, un porcentaje significativo de los 120.000 empleados que la compañía tiene en su división de telefonía convencional en Alemania, donde van a producirse los recortes. En todo el mundo, y en todos sus negocios, Deutsche Telekom emplea a 265.000 personas.

Sihler sustituyó al polémico Ron Sommer este verano, tras un desplome de las acciones del gigante alemán, que desató una crisis de nervios entre los pequeños inversores y que forzó el relevo. El Gobierno del socialdemócrata Gerhard Schröder, que afrontaba una reñida campaña electoral, optó por un jefe interino a la espera del resultado de las urnas. El nombramiento del nuevo presidente se espera en unas semanas.

Duro golpe para Schröder

La reducción de plantilla se realizará de forma 'socialmente responsable', según la empresa. Las plazas que queden vacantes no se cubrirán. Los contratos que venzan, no se renovarán. Pero también habrá despidos, algo que hasta ahora no se había planteado. Se trata de un duro golpe para Schröder. Los expertos estiman que el paro en Alemania afectará a al menos 4,3 millones de personas este invierno.

Los directivos de Telekom, sin embargo, no han tenido consideración con los problemas políticos de Schröder, y han cortado por lo sano. Con el plan de despidos, la compañía cuenta con recortar costes, volver a las ganancias a toda velocidad y reducir los 60.000 millones de euros de deuda. Las acciones de la compañía subieron ayer un 5,39%, hasta los 9,47 euros, magro consuelo para unos títulos que llegaron a cotizar a más de 100 euros.

Con todo, los problemas se acumulan. Los sindicatos han anunciado su oposición, entre otras cosas, porque según los convenios firmados, la empresa no puede reducir la plantilla en su división de telefonía fija hasta 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002