Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PHOTOKINA 2002

Las cámaras profesionales rompen el techo de la calidad

Canon presenta una réflex con sensor electrónico CMOS del tamaño de un negativo de 35 milímetros. La de Sigma incorpora un sensor CCD Foveon X3

El debate sobre los límites de la tecnología digital frente a la analógica ha concluido. La cámara EOS-1DS de Canon evidencia la superioridad del sistema digital. Se trata de un cuerpo de objetivos intercambiables idéntico al de la EOS-1V, una referencia entre profesionales, con un sensor electrónico del tamaño de los negativos de 35 milímetros y que genera imágenes digitales de 11,1 millones de píxeles efectivos. Como el sensor es igual que un negativo, las ópticas mantienen su distancia focal.

La EOS-1DS dispara tres imágenes por segundo en ráfagas de 10 consecutivas. El sensor CMOS es poco sensible al ruido aunque se ponga al equivalente a ISO 1.250. La EOS-1D, presentada en 2001, era más rápida. Alcanza las ocho imágenes por segundo en ráfagas de 21, pero con archivos de 4,1 millones de píxeles y una longitud focal de 1,3 aumentos, además, su sensor es más pequeño.

El precio de la EOS-1DS, está a la altura de sus prestaciones: saldrá en diciembre a 10.000 euros, seis veces más que la EOS-1V de carrete tradicional.

Transmitir al momento

Kodak ha presentado la DCS14n PRO, un cuerpo basado en la F100 y F80 de Nikon, pero más robusto. Lleva un sensor CMOS de 13,9 millones de píxeles. Su atractivo precio, unos 5.000 euros, puede incluso estar por debajo de la D100 de Nikon o la S2 de Fuji, con cuerpos similares pero a menor resolución. Son unas cámaras para profesionales que pueden amortizar el gasto por el ahorro de material y porque transmiten las imágenes al momento a clientes o centros de revelado y sin desplazarse.

Los entusiastas de la fotografía también pueden optar por la SD-9 de Sigma, el fabricante japonés de ópticas que ahora entra en el terreno de las réflex digitales. La cámara incorpora un sensor CCD fabricado por la estadounidense Foveon. Tiene 3,4 millones de píxeles; con la particularidad registrar los colores de la imagen en tres capas distintas, rojo, verde y azul, necesarios para crear el color real. Así, se trata de un sensor equivalente a 12 millones de píxeles, como las Canon y Kodak. Es más pequeño, sin embargo, que un negativo y la relación de óptica pasa a ser de 1,7. Un objetivo 17-35 milímetros se convierte así en uno de 29-60 milímetros.

La SD-9 se comporta bien a una sensibilidad de 400 ISO y dispara a dos imágenes por segundo en ráfagas de seis fotos. Pero lo mejor es su precio, 2.500 euros. Con óptica 17-35 milímetros, menos de 3.000 euros

La idea de crear un estándar único para el sensor tropieza con dificultades

El proyecto de réflex digital que Olympus y Kodak desarrollan desde hace más de un año sigue en el limbo. Sólo Fuji se ha adherido al Consorcio 4/3 y sus responsables reconocieron que no se venderá ninguna cámara con este sistema antes de finales de 2003. El foro creado para promover el proyecto entre otros fabricantes de cámaras no tendrá mucho éxito dados los intereses contrapuestos de Canon, Sigma, Nikon e incluso Fuji y Kodak, que construyen réflex digitales según los parámetros del negativo de 35 milímetros.Las bases teóricas del Consorcio 4/3 sí están justificadas. Como crear un sensor del tamaño de un negativo es muy caro y se necesitan objetivos muy luminosos para capturar electrónicamente la imagen, es sensato que el objetivo intercambiable esté más próximo al sensor de lo que está con un negativo. También que el diámetro de la bayoneta que une el cuerpo con el objetivo sea más pequeño.Olympus quiere que la industria adopte unas medidas y especificaciones comunes sobre las medidas del sensor para que los objetivos sean compatibles.En Photokina, se esperaba que Olympus diera a conocer públicamente las medidas y mostrara un prototipo operativo.Al final, la información se ha concretado en que el sensor debería medir 13,5 por 18 milímetros y tener una resolución superior a los cinco millones de píxeles. En cuanto a la bayoneta, su menor diámetro debería permitir que un objetivo de 300 milimetros ofreciera unas prestaciones similares al actual de 600 milimetros con el ahorro de costes correspondientes.El prototipo se ha pospuesto para marzo, porque en el recinto de Photokina únicamente había una maqueta de cartón dentro de una vitrina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002

Más información