Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PHOTOKINA 2002

Las nuevas cámaras digitales reducen el tiempo de espera entre disparos

Mejoran las prestaciones globales y los precios no aumentan - El mercado de las analógicas aún es cuatro veces superior al digital en Europa - Los fabricantes se concentran en la simplicidad

Las cámaras digitales compactas han llegado a su mayoría de edad. Los nuevos modelos presentados la semana pasada en la feria Photokina no sólo consiguen imágenes de calidad, sino que se ha reducido sensiblemente el tiempo entre disparos para poder captar realmente lo que se ve y también se ha ajustado su precio. La cámara típica actual abulta como un paquete de tabaco, tiene un sensor de tres o cuatro millones de píxeles, un objetivo luminoso de tres aumentos y cuesta entre 500 y 700 euros. El diseño y el acabado repercuten mucho en el precio, a veces más que las prestaciones.

Crecimiento del 63%

En la feria alemana se evidenció la abrumadora oferta actual de cámaras digitales, que cubre todos los segmentos de mercado. Además de los modelos digitales compactos, que están destinados a reemplazar a sus equivalentes de carrete, el aficionado a la fotografía se puede decantar por cámaras que permiten mayor control de la exposición o por objetivos más luminosos y potentes. En cualquier caso, su manejo es sencillo, porque es una constante que persiguen todos los fabricantes.

El dominio de la tecnología digital no se hace a expensas de la tecnología tradicional del carrete, sino que se quiere que ambas coexistan. En Photokina, los fabricantes de cámaras tenían muy diferenciada la parte analógica de la digital, convencidos de que se puede hacer negocio con ambas áreas.

El año pasado se vendieron unos 18 millones de cámaras digitales y unos 66 millones de cámaras de carrete en todo el mundo. Lo que ocurre es que mientras la ventas de cámaras digitales crecieron el 63,6% en 2001 y se espera un aumento del orden del 50% este año, las ventas de cámaras de carrete permanecen estables desde hace años y su valor unitario medio es inferior al de las digitales. En Japón, las ventas de cámaras digitales ya superan a las tradicionales y en Estados Unidos representan casi la mitad. Europa está más atrasada. Se estima que se venderán unos 20 millones de cámaras tradicionales -una cifra similar a los últimos cuatro años- y unos cinco millones de digitales frente a los dos millones de hace dos años. 'El fundamento es la fotografía clásica y el crecimiento del mercado está en la tecnología digital', sintetiza Jesper Möller, miembro del consejo directivo de Agfa.

El sector fotográfico mundial moverá este año unos 91.000 millones de euros sólo en la parte correspondiente a las cámaras y accesorios para aficionados y profesionales.

El crecimiento en los dos últimos años ha sido del orden del 6%, calcula Rainer Schmidt, gerente de la asociación alemana de la industria fotográfica, y reconoce que en gran parte es debido a las cámaras digitales.

Daniel A. Carp, presidente de Kodak, da más motivos para el optimismo al englobar el sector fotográfico en el de la infoimagen, que es el resultado de unir el mercado de dispositivos, infraestructura y servicios que ahora están totalmente relacionados gracias a la convergencia de las tecnologías de la imagen y de la información.

Carp alertó en Photokina que las compañías que quieran capitalizar las oportunidades del sector de la infoimagen 'deben ofrecer soluciones simples y explicar claramente los beneficios a los consumidores'. Recordó que ninguna compañía tiene una cuota superior al 6% de este mercado y que 'la colaboración entre empresas es vital para tener éxito'.

Los escaparates de la imagen

Photokina es la principal feria de fotografía y se celebra cada dos años en la ciudad alemana de Colonia. Este año la superficie de exposición ha crecido el 10%, y ha llegado a los 220.000 metros cuadrados. Durante los primeros días de la feria, la afluencia no fue tan elevada como se podía prever, debido en parte al frío y la lluvia y a la coyuntura económica. El fin de semana, en cambio, el recinto estuvo abarrotado. La próxima gran cita internacional de la fotografía es del 2 al 5 de marzo en Las Vegas, en la PMA 2003. Se trata de una feria más modesta que Photokina, pero de periodicidad anual, lo que interesa a la industria japonesa por las mayores dimensiones del mercado estadounidense. En Photokina se desvelan grandes estrategias que después se concretan en la PMA.En España, la feria tradicional es Sonimagfoto, que se celebra a primeros de octubre cuando no hay Photokina. Pero el punto de encuentro inmediato de la fotografía es Madrid, con tres ferias el próximo noviembre: dos específicas de fotografía, Fotoventas Digital, Photoshow y Simo, que también sirve para mostrar las últimas novedades en cámaras digitales.Fotoventas Digital es un salón que se organiza para las tiendas y profesionales desde 1975 y se celebrará del 14 al 17 de noviembre en la Casa de Campo. Photoshow verá la luz una semana después, del 21 al 24 de noviembre, en la Feria de Madrid. De momento con pocos expositores, se plantea inicialmente como una exposición sobre el hecho fotográfico. Simo, dos semanas antes, y por la misma organización, también acoge expositores del sector fotográfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002

Más información