Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Liga de Campeones | FÚTBOL

Ronaldo regatea a 63.000 personas

El brasileño no debutará ante el Genk, en contra de lo aireado por el club, por 'una molestia'

'Una molestia mínima', dicen los médicos del Madrid, frustró el debut de Ronaldo con la camiseta blanca, esta noche en el Bernabéu (TVE1, 20.45 horas) ante el Genk en Liga de Campeones. El campo se estaba llenando a un ritmo desconocido en una primera ronda europea. Ayer al mediodía 63.000 personas habían comprado su entrada, espoleadas por la esperanza de ver a Ronaldo. La participación del goleador había sido prácticamente admitida desde varios sectores del club, entrenador y directivos inclusive.

El año pasado, en un partido contra un rival menor, como el Lokomotiv, el Bernabéu registró una entrada de 45.045 personas. Sólo se superaron los 63.000 espectadores a partir de cuartos de final. El número de entradas vendidas para hoy es más insólito si se tiene en cuenta que la Liga de Campeones recién empieza y que el rival de hoy es un modesto equipo belga.

Todo se justifica por la ilusión de ver a Ronaldo, aunque más no sea en el banquillo. Pero 'una molestia mínima', que no 'una lesión', según los médicos del Madrid, dejó al brasileño fuera de la convocatoria. Se trata de una sobrecarga del sóleo, músculo situado debajo de los gemelos, de la pierna izquierda. Un pequeño endurecimiento que normalmente no impide jugar. Como dice el doctor Juan Carlos Hernández, de los servicios médicos madridistas: 'Más de un jugador de la plantilla, de los que están jugando, padece este tipo de sobrecargas'.

Ronaldo percibió el lunes una pequeña molestia en la pierna izquierda, sin que eso le impidiera entrenarse. Como la molestia persistió ayer, el jefe de los servicios médicos del Madrid, Alfonso del Corral, decidió comunicárselo a Vicente del Bosque y al propio jugador. Ronaldo y el técnico optaron por la vía más segura. El brasileño no se entrenó con el resto del equipo ayer por la mañana y se limitó a correr en un campo contiguo. Compareció al mediodía, sonriente y pidiendo tranquilidad al público: 'Quiero tranquilizar a todos sobre lo que me ocurrió ayer [por el lunes] en el entrenamiento. Se trata sólo de una sobrecarga. No pasa nada. En dos días volveré a entrenarme y estaré muy pronto a punto para jugar, aunque por desgracia no podré hacerlo frente al Genk'.

Ronaldo es un futbolista poco corriente que inspira temores y precauciones extremas. No sólo es el jugador más conocido en todo el mundo. Lleva 87 días sin disputar un partido oficial y su cuerpo -dotado de una musculatura nada ortodoxa y con varias lesiones graves en la historia clínica- precisa de un tratamiento especial. Sobre los médicos, los técnicos y los preparadores pesa una responsabilidad nada ligera y en estos días se sentían incómodos ante la posibilidad de que se les impusiera una fecha, como la de hoy, para el debut del astro. '¿Y si forzamos y se rompe?', se preguntaba un médico ayer; '¡sería terrible!'.

El técnico, Vicente del Bosque, que había dicho que quería que Ronaldo jugase, apeló a su lógica lapidaria para explicar los beneficios de la ausencia del delantero esta noche: 'Los médicos han aconsejado que no juegue y no es algo preocupante porque Ronaldo no ha fichado por un día ni por un mes, sino por cinco años. Será un jugador de vital importancia toda la temporada'.

'Claro que afirmé que jugaría', se explicó Del Bosque; 'pero con la salvedad de que si había algo que se lo impidiese no lo haría. Lo que tiene es poca cosa, es más propio de la inactividad que de otra causa. Espero que se reincorpore pronto, porque le hemos fichado para jugar. Yo pediría no dramatizar por el hecho de que no esté en condiciones para el miércoles'.

El anunciado debú de Ronaldo no se producirá hoy. Pero la tesorería del club no se resentirá del contratiempo.

Real Madrid: Casillas; Salgado, Hierro, Helguera, Roberto Carlos; Figo, Celades, Cambiasso, Solari; Raúl y Guti.

Genk: Moons; Van Beuren, Zokora, Tomasic, Rumani o Ingrao; Beslija, Wamfor, Skoko, Daerden; Sonck y Dagano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de septiembre de 2002