Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Liga de Campeones | FÚTBOL

Primer examen de Rivaldo

El brasileño vuelve a Riazor, donde nunca ganó desde que se fue al Barça

En Riazor, el estadio donde comenzó su carrera europea, Rivaldo tendrá hoy la primera gran oportunidad de la temporada con el Milan. El ex barcelonista está aún inmerso en el proceso de aclimatación y hasta ahora ha jugado muy poco, tan poco que incluso se han empezado a difundir rumores sobre su presunto malestar. 'Eso son cosas de algún periódico. Yo por ahora estoy contento', aseguró el brasileño a su llegada a A Coruña.

En el arranque del curso, el entrenador del Milan, Carlo Ancelotti, ha confiado en el portugués Rui Costa para la media punta y Rivaldo ha tenido que conformarse con algunos minutos en los tramos finales de los partidos. En la última jornada de la Liga, en la que Milan ganó cómodamente (3-0) al Perugia, el brasileño incluso se quedó en la grada. 'El entrenador habló conmigo y me dijo que era mejor que descansara y preparar así el partido contra el Deportivo' , explicó Rivaldo.

Después de pelearse con Van Gaal en Barcelona por la insistencia del holandés en que jugara de extremo izquierdo, Rivaldo se ha encontrado en Milán con que Ancelotti quiere situarlo de delantero. En esa posición saldrá hoy en Riazor, donde nunca ha ganado desde su marcha del Deportivo. El brasileño reconoce que le gusta más la libertad de movimientos que tenía durante su etapa en A Coruña o cuando jugaba de media punta en el Camp Nou. 'En el Barcelona tuve dos o tres años muy buenos, pero me encontré con la mala suerte de que el equipo no ganó nada', señaló. 'Estoy dispuesto a jugar de delantero, aunque necesito algún tiempo para acostumbrarme. El entrenador es inteligente y si toma esa decisión es porque cree que rendiré más ahí'. Ancelotti era testigo de esas explicaciones y asintió satisfecho: 'Yo sé cómo puedo explotar sus cualidades'.

Rivaldo es consciente de que en Italia 'los marcajes son más fuertes' pero admite que, por el momento, ha jugado tan poco que no ha tenido tiempo de notar la diferencia. En todo caso, el Milan parece que es de los conjuntos italianos que han asumido la necesidad de un cambio en su fútbol tras el debate originado por los fracasos de los últimos años. Frente a las cuadrillas de jornaleros que poblaban el equipo hasta hace poco, Ancelotti se conforma ahora con los cuatro defensas y sólo un jugador más de combate en el centro del campo (Gattuso o Ambrosini). A Irureta no le ha pasado inadvertido el cambio: 'Este es un Milan menos italiano, con más jugadores creativos en el medio del campo. Se acerca más al modelo que mantuvo en los años 90'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de septiembre de 2002