Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | La desgracia de una figura

Valerón, lesionado para dos meses

El centrocampista del Deportivo sufre una rotura de peroné tras la entrada de Peña

La semana de felicidad del Deportivo se cortó ayer bruscamente con la peor noticia posible. Valerón, el faro del equipo desde el comienzo del campeonato y probablemente el futbolista español más en forma, estará dos meses de baja a consecuencia del daño que le produjo el pasado sábado una durísima entrada del defensa del Valladolid Peña. El centrocampista canario tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 51. Tras el partido, comentó que tenía dolorida la zona del peroné de su pierna izquierda, pero restó importancia a la lesión. Ni siquiera estaba previsto que ayer acudiese a revisión médica. Pero el dolor no había remitido cuando se levantó por la mañana. Fue entonces a la clínica y se le diagnosticó una fractura en el tercio medio del peroné.

'Creo que es sólo un golpe y espero poder jugar contra el Milan -mañana, en Riazor, en la Liga de Campeones-', dijo Valerón el sábado por la noche, al concluir el partido contra el Valladolid. Ni siquiera en una ocasión como ésa, perdió Valerón su tranquilidad y su aura bondadosa. Cuando le preguntaron por la acción de Peña, contra el que habían arremetido duramente varios de sus compañeros, el jugador se limitó a comentar: 'Son cosas que pasan en el fútbol'.

Pero los peores augurios comenzaron a gestarse a última hora de la tarde de ayer cuando se supo que Valerón estaba en una clínica de A Coruña e iba a ser examinado por los cuatro médicos del club, convocados de urgencia. Poco después de las ocho de la tarde, los facultativos confirmaron el diagnóstico, una fractura sin deslizamiento, lo que vulgarmente se conoce como limpia, a la altura del tercio medio del peroné. 'El periodo de recuperación es largo, de un par de meses aproximadamente', explicó el doctor César Cobián. El futbolista abandonó la clínica con muletas.

El jugador del Valladolid Peña sólo llevaba dos minutos en el campo cuando golpeó violentamente a Valerón. El deportivista había hecho una extraordinaria primera parte, en la que volvió a dar dos goles a Makaay, pese a la estrecha vigilancia a la que le sometió el joven Jonathan. En el descanso, el entrenador del Valladolid, José Moré, sustituyó a Jonathan por Peña, quien también se situó como marcador de Valerón. A los dos minutos, el canario recibió el balón por primera vez, en una jugada sin peligro en el centro del campo. Peña le derribó entrándole por detrás con las dos piernas. El árbitro, Pérez Burrull, estaba encima de la jugada y la saldó con una tarjeta amarilla. Valerón intentó seguir, pero tuvo que pedir el cambio.

'Me dieron ganas de liarme a patadas con todos', confesó Donato con crudeza e indignación al concluir el partido. Cuando el árbitro señaló el final, el deportivista Diego Tristán, que tiene una devoción especial por Valerón, se fue a por Peña y se encaró con él. 'Estas cosas hay que erradicarlas, porque si no, todo vale en el terreno de juego', protestó el presidente del club, Augusto César Lendoiro. Tanto Moré como Peña acudieron a pedir disculpas a Valerón y a interesarse por su estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de septiembre de 2002