Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Jerez sancionará a los funcionarios que maltraten a su pareja

La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Jerez aprobó ayer una norma por la cual podrá expedientar, sancionar y despedir a cualquiera de sus trabajadores que incurra en un delito de malos tratos. El municipio jerezano pretende que la violencia de género no sólo se considere un problema doméstico, familiar o privado, sino que sus repercusiones alcancen el ámbito laboral.

La propuesta, presentada por la Delegación de Salud y Género, contó con el respaldo incondicional de todo el gobierno local, presidido por el andalucista Pedro Pacheco. En la medida se recoge que todo aquel trabajador municipal que sea denunciado por su pareja en un caso de malos tratos tendrá que enfrentarse a un expediente informativo. En caso de existir sentencia firme y de culpabilidad, el maltratador se verá sometido a un expediente disciplinario cuyas consecuencias pueden ir desde la suspensión temporal de empleo y sueldo a la pérdida del puesto de trabajo.

La norma se ha incluido en las actuaciones previstas en el Protocolo de Coordinación Interinstitucional en materia de violencia masculina contra la mujer impulsado por el Ayuntamiento jerezano. Tiene como primera meta 'combatir y erradicar la violencia de género en cualquiera de los ámbitos de la actividad municipal'.

La delegada de Salud y Género, Antonia Asencio, explicó ayer el sentido de la medida: 'Nuestro objetivo es disuadir, que el maltratador sepa que las consecuencias de su acción no se van a quedar atrapadas entre las cuatro paredes de su casa'. 'Si la mujer e hijos deben recibir una asignación económica del agresor, ésta será respetada aunque haya suspensión de sueldo', añadió Asencio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002