Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta planea llevar por Córdoba la conexión entre Sevilla y Málaga en tren de alta velocidad

Obras Públicas alega que el Estado descarta invertir en el trazado directo por Bobadilla

'El Estado es el encargado de construir las infraestructuras ferroviarias y nosotros prestamos el servicio. Eso nos obliga a trabajar con pragmatismo sobre las previsiones de inversión del Estado', explicó ayer la consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, acerca de la conveniencia de trazar la conexión entre Sevilla y Málaga por Córdoba. Todo ese recorrido sería en línea de alta velocidad, mientras que el trazado directo a través de Bobadilla (Granada) obligaría a realizar parte del mismo en línea convencional. Esta segunda opción, pese a ser más corta en distancia, sería más lenta en tiempo real.

Gutiérrez estimó que la implantación del Servicio de Altas Prestaciones (SAP) por ferrocarril, que unirá los diez mayores centros urbanos regionales en tiempos de recorrido competitivos con el vehículo privado, supondrá una demanda potencial de 14 millones de viajeros al año. El objetivo de la Junta es que esté en funcionamiento dentro de 10 años y que cumpla con las siguientes características: 'una velocidad adecuada, de 240 kilómetros por hora; una frecuencia de servicios suficientes para atender la demanda potencial; y material móvil confortable capaz de circular de forma segura a esa velocidad y con capacidad para hacerlo por vías tanto de ancho ibérico como internacional', explicó la consejera.

El primer paso para implantar esa red ferroviaria en Andalucía es el cierre este año de un nuevo convenio, aún en negociación, con Renfe. Dicho convenio, según Gutiérrez, debe contemplar la ampliación del número de servicios mejorados, completar la flota comprometida de Trenes Regionales Diesel (TRD), e incorporar un tren Talgo en el trayecto más largo, el Sevilla-Granada-Almería.

Los siguientes requerimientos son la creación de nuevos servicios Sevilla-Córdoba-Málaga-Granada, una vez en funcionamiento las líneas de alta velocidad Córdoba-Málaga y Granada-Bobadilla, con trenes similares a los adquiridos para los servicios regionales catalanes. La consejera indicó que la intención de la Junta es el uso de la infraestructura de alta velocidad, y las vías convencionales donde aquella no exista.

La estimación de viajeros por corredores es de 3,8 millones en el Sevilla-Málaga; 1,5 millones para el Sevilla-Granada; 1,6 millones para el Córdoba-Málaga; 280.000 para el Granada-Almería; 700.000 para el Granada-Málaga; 1,8 millones para el Sevilla-Huelva; 3,6 millones al Sevilla-Jerez-Cádiz; 480.000 al Sevilla-Córdoba-Jaén y 200.000 para el resto de corredores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002