Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo adjudica a un grupo antiabortista un centro de apoyo a embarazadas

Adevida hará 'proselitismo' y pensará 'más en el feto que en la madre', dice la oposición

La Consejería de Trabajo de la Comunidad ha adjudicado por concurso a la Asociación en Defensa de la Vida Humana (Adevida) la gestión de un centro de apoyo y atención para mujeres embarazadas sin recursos. Adevida arremete en su página web contra el aborto y el uso de anticonceptivos, y aboga por el reconocimiento de derechos a 'todo ser humano desde el momento de la concepción'. Esta ONG gestionará, hasta fin de año, un presupuesto público de 150.000 euros para proporcionar 'apoyo afectivo, psicológico y jurídico' a las mujeres que acudan al centro.

'La adjudicación del proyecto ha sido escrupulosa. Sólo tres asociaciones presentaron sus ofertas, y una de ellas, la Fundación Vida, fue descartada por problemas de forma. Quedaban Arquitempo Servicios y Adevida, y esta última fue la que presentó la oferta más barata. Además, tiene a sus espaldas años de experiencia con mujeres embarazadas. Su ideología no nos preocupa en absoluto', explica el consejero de Trabajo, Luis Peral. Las mujeres gestantes sin recursos que acudan al centro para asesorarse y que pregunten por las posibilidades de evitar futuros embarazos no recibirán información sobre anticonceptivos, considerados 'antinaturales' y 'peligrosos para la salud' por Adevida.

Adevida se fundó, según explica en su página web, en 1979, 'cuando, a raíz de la promulgación de la Ley del Divorcio, empezó a orquestarse la campaña a favor del aborto'. Y ¿por qué se fundó? Porque 'el egoísmo, la ignorancia, el miedo y la miseria, enemigos de la vida que empieza y de la que termina, han de combatirse con generosidad, solidaridad, educación y entrega, de forma organizada', afirman en Internet sus responsables. Se trata de una 'asociación civil sin ánimo de lucro' financiada con las aportaciones de los socios y, 'para proyectos concretos, con subvenciones del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid'. A partir de ahora, también por el Gobierno regional.

Las mujeres embarazadas y sin recursos que acudan al centro público gestionado por Adevida para recibir apoyo encontrarán todo menos información sobre anticonceptivos que pudieran evitar otros embarazos no deseados. Porque la asociación cree que 'la anticoncepción es contraria a la ley natural, supone riesgos significativos para la salud, le inclina a uno al egoísmo y compromete la intimidad matrimonial'. Como alternativa propone la 'planificación natural', en el seno, por supuesto, de la 'unión marital', la única fórmula que según Adevida permite 'domesticar la ambición y la pasión'.

La asociación ganadora del concurso de la consejería descalifica también en su sitio web la píldora del día después (que evita el embarazo) y opina que la decisión de interrumpir la gestación no es de la mujer sino 'sólo de Dios'. Uno de los documentos de la ONG, titulado ¿Quién mató a Juanito?, cuenta la historia de un feto abortado. Y advierte: 'Si eres una jovencita, debes saber que el aborto es un asesinato'.

'Nosotros sabemos que hay supuestos legales para el aborto, pero el centro se pone en marcha no para dar información sobre eso, sino para apoyar a las mujeres que quieren seguir adelante con el embarazo. En cuanto a los anticonceptivos, ahí no nos metemos. En todo caso, a la mujer que pregunte le diremos que hable con su ginecólogo', explicó ayer a este periódico Beatriz Rodríguez, directora de Adevida. Rodríguez no supo precisar cuántos socios componen la ONG, aunque matizó que las cuotas suponen el 15% de la financiación. El resto procede 'de subvenciones públicas'.

Con el presupuesto que ahora le ha adjudicado el Gobierno de la Comunidad (PP), Adevida gestionará el centro de atención que ha habilitado junto a su sede, en la calle de Campomanes, número 10. Pero la asociación lleva años trabajando con mujeres gestantes, en colaboración con otras ONG y con ayuntamientos de distinto color político.

Rodríguez explicó su labor: 'Les damos apoyo psicosocial y asesoramiento jurídico, porque muchas son inmigrantes sin papeles. Hacemos una ficha de cada una y les informamos sobre otros servicios asistenciales de la Comunidad de Madrid, como pisos de acogida, formación ocupacional o la posibilidad de acceder a la renta mínima de inserción. Luego, cuando está a punto de nacer el bebé, les entregamos una canastilla con ropita, y durante el primer año de vida del niño les facilitamos leche y cereales'. El año pasado, según la consejería, el centro de Adevida atendió a 1.300 mujeres embarazadas. La adjudicación del concurso fue publicada el pasado día 4 en el Boletín Oficial de la Comunidad, y el centro (que no tiene carácter residencial sino sólo asistencial) ya está en funcionamiento. El Gobierno regional cuenta en la actualidad con dos residencias para gestantes sin recursos: la Residencia Norte (pública) y Villa Paz (concertada con una orden religiosa).

Luis Peral, consejero de Trabajo, asegura que no le 'preocupa en absoluto' el perfil ideológico de Adevida, porque ésta tiene 'muchos años de experiencia en el trabajo con mujeres embarazadas'. 'Además, el centro no está pensado para dar información de planificación familiar, ni a jóvenes, ni nada de eso. Es para ayudar a mujeres que han decidido tener a su hijo y, desde luego, una mujer que llega al centro con un embarazo no deseado, en lo que menos está pensando es en cómo evitar el siguiente, simplemente sabe que no quiere un siguiente', sostiene.

'Escándalo lamentable'

No opinan lo mismo PSOE e IU. Helena Almazán, diputada socialista en la Asamblea, considera 'un escándalo lamentable' que le hayan encargado un proyecto de ese tipo a 'una ONG provida de corte ultraconservador'. 'Por mucha experiencia que tenga, esa asociación va a estar siempre más preocupada por el feto que por la calidad de vida de la madre', augura. Inés Sabanés, portavoz municipal de IU, comparte su miedo: 'La experiencia demuestra que estas organizaciones, que son descaradamente beligerantes contra métodos legales como la píldora del día siguiente, acaban haciendo siempre proselitismo antiaborto y antiplanificación familiar'.

Ángela Alemany, presidenta de la asociación de mujeres juristas Themis, expresó igualmente sus dudas por el tipo de información, 'seguramente incompleta', que recibirán las usuarias del centro financiado por el Gobierno. 'Muchas son adolescentes o inmigrantes, fácilmente influenciables, y que llegarán con embarazos no deseados', advierte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002