Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Rosa admite que Torras debía nueve millones a Prado, pero dice que no le pagó

El financiero responsabiliza a la cúpula de KIO en la Audiencia

El financiero Javier de la Rosa declaró ayer ante el juez que contrajo una deuda de 9 millones de euros con Manuel Prado y Colón de Carvajal antes de que la empresa Torras-KIO, de la que era vicepresidente en España, hiciera en 1992 un supuesto pago irregular de 11,4 millones de euros a Prado a través de la sociedad pantalla británica Wardbase. Aun así, De la Rosa volvió a declarar ante la Audicencia Nacional que no ordenó pagar a Prado. La Audiencia Nacional juzga la llamada operación Wardbase para averiguar quién fue el responsable del pago irregular a Prado. El fiscal pide 10 años de prisión para De la Rosa.

Los 'amigos españoles'

De la Rosa explicó que tras la fusión de Consorcio Nacional de Leasing y Tibidabo, en abril de 1992, para crear Grand Tibidabo, Prado se hizo con obligaciones de la nueva compañía por valor de 9 millones de euros. El fiscal anticorrupción Salvador Viada cree que esta deuda se pudo saldar con el pago que se investiga ahora, algo que De la Rosa negó. El financiero aseguró que la deuda de 9 millones aún no se ha saldado y existe una demanda civil interpuesta por Prado por su impago.

De la Rosa reiteró que el pago de los 12 millones a Prado fue ordenado por KIO, de la que era máximo responsable Fahad Al Sabah. Añadió que esta cantidad formó parte de un pago global por los servicios prestados por Prado para interceder entre España y Kuwait. El objetivo era buscar apoyos para que la ONU aprobara una intervención y recuperar Kuwait, invadida por Irak en 1992.

El grupo kuwaití, dijo De la Rosa, contaba 'con muchísimos asesores y amigos españoles' que, según De la Rosa, no estaban retribuidos. El financiero citó, entre ellos, al presidente de Telefónica, César Alierta, entonces responsable de la firma Beta Capital; el ex presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch; el empresario Enrique Sarasola y el presidente de la CEOE, José María Cuevas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de septiembre de 2002