_
_
_
_

El Tantarantana abre la temporada con una obra sobre la transición

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

'Tal vez el milagro de Suárez no fue tal milagro, ni la transición fue un proceso que imitar, sino que mantuvo muchos puntos negros de los que se puede hablar 25 años después', dice Antonio Morcillo. El autor y director de teatro presentaba así Dies meraravellosos, la obra basada en la novela de Jordi Coca (Barcelona, 1947) que inaugurará el 12 de septiembre la programación del Teatre Tantarantana. Morcillo adaptó el texto de la novela al teatro, y ahora la dirige junto a Roberto Romei. El propio Jordi Coca les acompañó en la presentación de este espectáculo que mantiene 'la voluntad de hacer un texto muy político en el que se plantea todo desde la confusión y la complejidad que encerró este periodo', dijo el escritor.

Coca, premio Sant Jordi de novela y Ciutat de Barcelona de literatura, encarna en el texto el espíritu de Cataluña en 1975 en un grupo de cinco jóvenes que vive en un pueblo pequeño, Llupià. Todos ellos conforman un grupo de teatro que ensaya Fin de partida, de Samuel Beckett, pero cada uno vive de forma muy diferente los cambios que se producen en la sociedad. Sus emociones ayudan así a revisar el momento histórico, 'aunque sin nostalgia ni miradas tranquilizadoras', especifica Coca. El autor sí es conciente de la 'dimensión irónica' que cobran en 2002 'muchas de las cosas que se decían entonces' y añade que, en gran medida, el cambio político no quedó cerrado. 'Continuamente escuchamos hablar ahora de revisión de los estatutos de autonomía o reforma de la Constitución', dijo. Antonio Morcillo va más allá y asegura: 'Vivimos una segunda transición, en la que se redactará la constitución de una Europa federada'.

El teatro de los setenta

Junto al discurso político, Dies meravellosos incluye un lenguaje parateatral y un guiño al espectador, 'recuperando el modo de hacer teatro que había en la década de 1970, cuando se puso de moda la ruptura de la cuarta pared', explicó el director. La obra, que ya se estrenó en el Festival de Teatro de Sitges, permanecerá en cartel hasta el 13 de octubre.

Con Dies meravellosos, el Tantarantana inicia una nueva temporada en la que el objetivo es apoyar a los nuevos creadores, conseguir que el público permanezca fiel a la sala alternativa y continuar el trabajo como productores de obra, comentó Rafael Álvarez, director de la sala. El programa incluye, entre otras piezas, una nueva versión de Dies feliços, de Samuel Beckett, dirigida por Antonio Simón Rodríguez; Los empeños de una casa, la revisión del texto de sor Juana Inés de la Cruz que realiza Pepa Calvo, y El somriure del guanyador, de Gerard Vázquez, una pieza que vincula los campos de exterminio nazi con la aplicación de la pena de muerte en Estados Unidos. Además, la sala acogerá en octubre la séptima Muestra de Teatro de Barcelona, y durante abril el programa intercultural Noves Veus.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_