Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Carandell y Pulido

En el cariñoso artículo que Eduardo Haro T. dedica a la memoria de mi tío Luis Carandell se indica que su esposa, Eloísa Jäger Pulido, es 'sefardí, suiza de nacimiento, descendiente de un gran hombre huido, el doctor Pulido'.

Sin embargo, la vinculación de mi tía Eloísa con la cultura hebrea es muy otra, y el señor Haro no ha estado en esto bien documentado.

El doctor Ángel Pulido Fernández (1852-1932), tío materno de Eloísa, no era sefardí, aunque sí tan admirador de esa cultura que la defendió como propia. Fue diputado liberal con Sagasta, director general de Sanidad, subsecretario del Ministerio de Gobernación y senador hasta su muerte, y defendió la españolidad del, según sus palabras, 'pueblo hispanohebreo' hasta conseguir que se concediera la nacionalidad a muchos judíos sefardíes del este de Europa y del Mediterráneo. Esto permitió que muchas personas salvaran la vida décadas después, durante la persecución. Un bosque conmemorativo en Israel y un monumento en el Retiro de Madrid recuerdan su memoria.

Quiero, pues, rectificar al señor Haro, porque el tema lo conozco no tanto por mi afición y estudios de historia, sino porque mi querida tía Eloísa ha estado desde antes de que yo pueda recordar entre nosotros, el clan Carandell, y todos los que llevamos este apellido sabemos tanto de la historia de la familia de Eloísa como de la nuestra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002