Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
59ª MOSTRA DE VENECIA

"Mi personaje representa el optimismo americano"

Venecia fue ayer un paseo triunfal para Julianne Moore, protagonista de la película de Todd Haynes Far from Heaven (Lejos del paraíso), agasajada hasta extremos sonrojantes por la prensa acreditada en la Mostra. Moore, una actriz de sólida base teatral, se presentó impecable, como un ser de otra galaxia con su piel de nata y su melena pelirroja cuidadosamente alisada. Pero si su aspecto era deslumbrante, sus respuestas se apartaron poco de los trillados lugares comunes de toda diva que se precie.

Julianne Moore, por supuesto, se declaró encantada con su papel de Cathy, la esposa y madre perfecta que se topa con desagradables realidades en la artificiosa película de Haynes. 'El papel es un verdadero regalo, sobre todo porque el guión está tan bien escrito, es absolutamente perfecto', dijo.

El rodaje de este melodrama, deliberadamente calcado de las películas de Douglas Sirk de los años cincuenta -al que Haynes pretende rendir homenaje-, pero con un contenido explosivo que la convierte casi en una sátira de aquellas producciones de estudio, se concluyó después de los atentados del 11 de septiembre a las Torres Gemelas. Moore comparó el impacto de este suceso en la sociedad americana con la sacudida que sufre la vida de Cathy Whitaker (la protagonista del filme) cuando se entera de que su marido es homosexual y cuando tiene que rendirse a la evidencia de que no podrá rehacer su vida junto a su jardinero negro, por el que siente una fuerte atracción. 'Hay un simbolismo claro en mi personaje', dijo. 'Cathy representa el optimismo americano, donde todo es posible, y donde la gente se siente capaz de cambiar el mundo. A mí me encanta este aspecto de América. Después del 11 de septiembre nos dimos cuenta de nuestro error, porque no podíamos ni imaginar que ocurriera algo así, y por primera vez nos sentimos derrotados. Pero, como en el caso de Cathy, es indudable que una experiencia tan tremenda te despoja de tus ilusiones y te hace más sabio'.

Haynes no regateó elogios a su actriz. 'Ninguna como ella es capaz de crear un personaje desde cero, logrando que no se parezca a ninguno de los que ha interpretado'. El escritor y director reconoció su fascinación por los melodramas 'de mujeres' de los años cincuenta, construidos de manera perfecta, más para ocultar la realidad que para mostrarla. 'El cine americano de los años cuarenta era más abierto', precisó. Aun así, películas como Segundo amor, con Lana Turner y Rock Hudson, dejaban transparentar una tensión que Haynes hace aflorar ahora abiertamente en su Far from Heaven. Esta película, producida por un 'águila' del cine como el director Steven Soderbergh, demuestra cómo el pasado de Hollywood mantiene intacta su capacidad inspiradora en el cine americano actual. Sobre todo si se añade al de Haynes el filme de Sam Mendes, que se presentó en la Mostra hace un par de días, Road to Perdition, otro homenaje al cine clásico, en este caso a las películas de gánsteres de los años cuarenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 2002